•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los 18 procesados por el caso conocido como operación Jade, quienes son acusados por los delitos de crimen organizado, transporte internacional de estupefacientes y lavado de dinero en perjuicio del Estado nicaragüense, han sido condenados a 270 años de prisión.

Así lo decidió ayer el juez Octavio Rothschuh, titular del Juzgado Séptimo Distrito Penal de Juicio de Managua.

La operación Jade la ejecutó en agosto del año pasado la Dirección de Droga Nacional de la Policía Nacional y formó parte de una estrategia internacional conocida como “Diamante”.

Entre los condenados figuran Isacio Beltrán Beltrán, María Francisca Cruz, los salvadoreños Mario Mendoza Chávez y Héctor Martínez Hernández; y 14 acusados más.

Todos pertenecían a una estructura del cártel de Sinaloa, encargada de transportar cocaína desde Costa Rica hasta Honduras.

El último cargamento incautado fue de 508 paquetes de cocaína, en unos parqueos ubicados en el municipio de Sébaco, los cuales estaban caleteados en furgones.

La pena mayor se impuso a Isacio Beltrán Beltrán, con 42 años de cárcel, de los cuales solo cumplirá 30 por disposición constitucional, y la menor la recibió Norlan Isacio Beltrán con 11.

El Ministerio Público (MP) y la Procuraduría General de la República (PGR) indican en su acusación que los miembros de esta agrupación lavaron más de C$1,747 millones y US$93 millones, para lo cual habrían utilizado distintos negocios en los que no se incluyen las propiedades y vehículos que les fueron ocupados.

Los condenados inscribieron los locales como pequeños negocios ante la Dirección General de Ingresos (DGI), pagando cuota fija y sin dar información real sobre sus ingresos y movimientos de las transacciones que no tenían respaldos contables.

El juez ordenó el decomiso de las propiedades que les habían sido ocupadas a los procesados por la Policía a favor del Estado de Nicaragua.

Los procesados

En el caso de Hernaldo Vanegas, el MP y la PGR lo señalaron de movilizar la droga desde Costa Rica hasta San Juan del Sur, en playa Los Cocos, la que luego era trasegada en vehículos para llevarla a Managua y seguir su ruta hacia el norte, hasta Honduras.

Por su parte, William Treminio es acusado por la Fiscalía de conducir una grúa con compartimentos secretos para trasladar la droga a Sébaco y la estacionaba en un garaje conocido como El Norteño, donde la Policía incautó varios kilos de cocaína.

  • 93 millones de dólares habrían lavado los miembros del cártel.

El empresario Isacio Beltrán supuestamente se encargaba de recepcionar la droga en Jalapa y llevarla hasta la frontera con Honduras.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus