•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El pasado 16 de julio, a las cinco de la tarde, los detectives de la Policía Nacional Danilo Velásquez y Georgina Solórzano recibieron una llamada telefónica anónima en la que les informaron que alguien vendía drogas en barrio El Rodeo, exactamente de la iglesia católica, 700 metros al norte y media cuadra al este.

Los policías, con un equipo operativo, fueron a la dirección señalada, que es la casa del expendedor Cristian Cortez Gutiérrez, quien al ser requisado portaba una bolsa plástica en la bolsa derecha del short y en ella había 86 piedras. También andaba 2,960 córdobas y 5 dólares producto de la venta de la droga, según la Policía.

En el lugar se aglomeraron varias personas, por lo que la Policía decidió llevarlo a la delegación del Distrito Seis, donde realizaron el análisis de la sustancia que dio positiva para crack a base de cocaína, con un peso de 12.5 gramos.

La juez Noveno Distrito Penal de Audiencias, Indiana Gallardo, dictó prisión preventiva a Cortez Gutiérrez, de 43 años, quien fue acusado por el Ministerio Público (MP) por el delito de tráfico de estupefacientes, psicotrópicos y otras sustancias controladas en perjuicio del Estado nicaragüense. 

La judicial programó para el próximo 29 de julio la realización de la audiencia inicial para Cortez.