•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tras la detención del nicaragüense Ronald Núñez Rubí, de unos 35 años, considerado por la Policía de Costa Rica el principal sospechoso de asesinar a las pinoleras Meli Moreira Castillo, de 46, y María Elena Centeno Rugama, de 32, dentro de un hotel la madrugada del 4 de agosto, presumen que sea un psicópata.

Las investigaciones de la Policía costarricense maneja la posibilidad de que Núñez tenga un perfil psicológico perturbado, ya que los elementos de prueba recabados revelan el grado de perfección con el que ejecutó en el doble crimen.

Las autoridades están por determinar si el detenido tenía  conocimiento de técnicas militares o de otro tipo, para poder dominar a dos mujeres y concretar el crimen sin ser detectado.

Aparentemente Núñez disponía de suficiente dinero para movilizarse y huir de las autoridades, pues al momento de la captura en Los Chiles, iba en un taxi pirata que le hizo el viaje por 90 mil colones, que equivalen a unos 4,698 córdobas.

Al momento de la captura, el sospechoso iba con su hermana y se dirigían a Nicaragua, con las intenciones de evadir la justicia tica.

La captura la hicieron los oficiales en un puesto de control en carretera en San Antonio de Los Chiles, Frente al bar Calipso, a falta de 40 kilómetros para llegar a Tablillas.

“Yo no sabía quién era, le cobré 90 mil colones por traerlo de San José a Tablillas, en el camino casi no habló y la verdad hasta me asusté cuando nos detuvieron y me dijeron quién era”, dijo el conductor del taxi pirata de apellido Luna Rivera.

Luna y la hermana del sospechoso fueron dejados en libertad, mientras que Núñez Rubí fue puesto a la orden de la Fiscalía.

El ministro de Seguridad, Gustavo Mata, indicó que la acción operativa coordinada entre ellos y la judicial facilitó el operativo policial. “La buena coordinación es fundamental, pero la ciudadanía se está integrando a la labor de seguridad y esto permite que se den estas detenciones por parte de la Policía. Se dio información clara y evidente de que el sujeto estaba en Los Chiles y se procedió a la detención”, dijo el funcionario al Diario Extra.

Nadie lo conocía

Durante los actos de investigación, la Policía tica llevó a Núñez hasta su casa en Alajuelita, en busca de incidicios, pero sorprendentemente sus vecinos no lo conocían.

“Aquí no sabíamos nada de él, hasta ahorita que nos dijeron que él vivía en esa casa”, aseguró una mujer, quien prefirió no ser identificada por los medios locales.

“Los pocos meses que el hombre vivió en el barrio, nunca se caracterizó por ser violento, nos sorprende que él haya hecho ese crimen”, dijo otro morador.

Te interesa: Padre e hijo mueren al caerles un árbol

“Tenía como dos meses de vivir aquí y siempre lo vi tranquilo, uno no se imagina que un vecino ande haciendo esas cosas”, dijo otro vecino. Las víctimas fueron encontradas por el administrador del hotel, debajo de la cama, sus cuerpos estaban desnudos y maniatados de pie y manos. Una tenía una funda en la cabeza y la otra un pañuelo en el cuello.

Ellas habían ingresado al lugar en la madrugada junto a Núñez, pero este salió a las 6:00 de la mañana solo y al no salir las mujeres, los trabajadores abrieron el cuarto para verificar si todo estaba bien, llevándose la desagradable sorpresa.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus