•   Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Para hoy es esperado ante la jueza Isabel Mayorga el hombre que mató de cuatro machetazos a Fátima Justina Cuadra Cruz el 24 de abril pasado en la comunidad Santa Eulalia, jurisdicción de Somotillo.

Nicolás Ambrosio Escalante Betanco es el acusado de cometer el femicidio.

Su rostro es duro. No expresa ninguna emotividad en su conversación. Serio y preciso. Así se presentó a los hombres y mujeres de prensa de Chinandega.

“Yo tenía grabado que lo había hecho. Andaba huyendo porque es desgracia presentarse (a las autoridades)”, confirmó Escalante Betanco, quien dijo que mató a la mujer “por una guerra de pleitos entre pareja y es que me habían dicho que ella andaba con otro hombre”.

Escalante Betanco admitió que estuvo huyendo entre matorrales, en los pedregales, comiendo frutas, bebiendo agua de las charcas y escondiéndose de la familia de su víctima.

El acusado estuvo cuatro meses prófugo y convivió siete años con Cuadra Cruz.

El hombre sostuvo que en la casa donde vivió con su víctima  protagonizaron interminables peleas.

“Los pleitos traen ira y el diablo se le mete en la mente a uno, me entiende. Ella me corrió de la casa y mi mente desvarió. Ella me provocó. Se me metió el demonio. No fue premeditado. Mil veces me he arrepentido. Ella era buena conmigo”, reconoció.

Escalante Betanco dijo que él tenia la esperanza de reconciliarse con su pareja.

“Ella me lloraba para que no la dejara, pero como le digo se me metió el diablo”, dijo sin ningún escrúpulo.

Toda esa historia tendrá que repetirla cuando la jueza de violencia efectúe una audiencia hoy por la mañana, donde se le juzgará por los cargos de femicidio agravado.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus