•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La vida convulsa de Daniel Dionisio Jarquín Velásquez, de 23 años, alias El Indio, terminó de manera violenta el pasado domingo en Waspan Norte, en Managua, al ser macheteado por un hombre apodado La Bruja, quien lo andaba buscando para ajustar cuentas.

El Indio, quien en varias ocasiones estuvo preso por robo, murió con la mano izquierda cercenada, la oreja derecha desprendida y varios machetazos en la cabeza y rostro.

Incluso, la mano izquierda de la víctima quedó en la calle donde recibió el primer filazo por manos de Leonardo Zapata, alias La Bruja, en tanto el cuerpo descansaba al fondo de un taller de mecánica, hacia donde corrió.

Un árbol de limón fue el testigo de cuando El Indio fue rematado y en uno de los pilares de la casa donde funciona el taller de mecánica quedó salpicado con la sangre de la víctima.

El vigilante de una empresa vecina al taller de mecánica relató que La Bruja y El Indio se encontraron en la calle  y sacaron sus armas. El primero blandió un machete y el segundo un cuchillo.

La Bruja se abalanzó contra su rival y de un machetazo le desprendió la mano izquierda.

El Indio, al verse herido, se refugió en el taller de mecánica donde fue alcanzado por Leonardo Zapata, según el testigo.

Ahí La Bruja lo remató y luego huyó a bordo de una caponera, donde los esperaban dos hombres, agregó el testigo, El conductor de la caponera le pregunto:  ¿lo remataste?  y el presunto asesino le habría respondido;  “sí,  lo remate”.

Ajuste de cuentas

Daniel Jarquin, padre de El Indio, confirmó que La Bruja había andado buscando a su hijo “porque en una borrachera le hizo un rasguño en la garganta”.

Sin embargo, los habitantes del barrio José Dolores Estrada, donde la Policía allanó la casa de La Bruja, dijeron que hace tres semanas El Indio le clavó un cuchillo a Zapata en la garganta, afectándole las cuerdas bucales y hasta le cambió el tono de voz y por eso lo buscaba para vengarse.

Por su lado, habitantes del barrio Waspan Norte revelaron que la última fechoría de El Indio fue el domingo por la mañana, cuando supuestamente le desprendió una pieza detal a una señora que se opuso al robo de su teléfono celular.

Los habitantes de los barrios Waspan Norte y José Dolores Estrada no dan buenas referencias  del Indio, pero de La Bruja sí.

"La Bruja es un hombre trabajador y desgracidamanrte ahora arruinó su vida matando a El Indio”, dijo un vecino de Zapata, mientras presenciaba  el momento en que la Policía allanaba la casa del sospechoso del crimen, quien se llenó las manos de sangre.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus