•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Pablo Enrique Gómez, de 23 años, alias El Zurdo, admitió ayer ante un juez ser quien asesinó, violó y robó a la universitaria Anielka Espinoza Escobar, el pasado 6 de julio en unos cañaverales en Villa El Carmen, Managua.

“Sí admito los hechos”, confesó Gómez ante el juez Edén Aguilar, titular del Juzgado Tercero especializado en Violencia de Managua.

Ayer comenzó el juicio contra Gómez, acusado de asesinar a Espinoza Escobar, quien tenía 20 años.

MADRE LLORA

“La pena que le vayan a imponer no va a traer de vuelta a mi hija. Si hubiera una pena máxima, más de 30 años en casos como estos de crímenes atroces, creo que ya debería ser hora que la apliquen, porque dejan a una familia con todo el dolor y que nada, nada le va a devolver al familiar”, dijo entre lágrimas María José Escobar, madre de la víctima.

El crimen conmocionó no solo a los pobladores de Villa El Carmen, sino a buena parte de la sociedad nicaragüense, debido a que la joven estudiaba y trabajaba como conductora de una caponera.

Te interesa: La Fiscalía registra cinco femicidios en 2016

“Esto ha cambiado mucho mi vida, todos los días lloro a mi hija y le pregunto a Dios y al destino: ¿por qué se atravesó este hombre (Gómez) en la vida de mi hija? Le truncó sus sueños y no entiendo por qué él, si no la conocía, le hizo tanto daño, por qué tanta saña, quisiera entenderlo, tal vez algún día”, agregó la madre.

La madre de la víctima, de nombre María José Escobar, admitió durante el juicio que “en medio del dolor uno dice que sí a la pena de muerte, pero el único que puede quitar la vida es Dios”. En Nicaragua la pena máxima son 30 años de prisión.

La fiscal Eira Jirón solicitó 49 años de prisión, aduciendo que en el delito hay dos agravantes: quitar la vida a una persona de manera salvaje, despiadada y brutal; y cometer el crimen ante alguien que estaba en total indefensión.

La defensora, Adriana Obando, solicitó la pena mínima para cada uno de los delitos, sumando un total de 36 años de prisión.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus