Carlos Larios
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Terry Cárdenas Hebbert, de 17 años, encontró a la muerte dos cuadras antes de llegar a su casa, cuando desconocidos lo mataron de una estocada.

Algunos habitantes de la zona presumen que hubo una pasada de cuentas, ya que no le robaron sus pertenencias.

Rosa María Hebbert, de 32 años, madre de la víctima, relató que la noche del miércoles su hijo andaba tomando licor junto a un amigo y la novia de este en un bar del barrio, pero al regresar (en horas de la madrugada de ayer) fue interceptado por los desconocidos, quienes le propinaron una estocada mortal en el estómago.

“El amigo de mi hijo me dijo que él se fue con su novia y que mi hijo se vino solo caminando hacia la casa, no sé lo que pasó y hay vecinos que vieron el hecho y saben quiénes fueron los que cometieron el crimen, pero ellos no quieren servir de testigos porque tienen miedo”, dijo Hebbert.

La Policía del Distrito Seis de Managua no se refirió al tema. Extraoficialmente se conoció que habría tres personas detenidas en calidad de sospechosas de participar en el crimen.

“Yo quiero justicia y pido que encuentren a los asesinos, porque eso que le hicieron a mi nieto no fue para robarle, fue para matarlo porque no se le llevaron su pulsera y anillo de plata”, señaló Bernarda Herbazo, de 56 años y abuela del fallecido.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus