Fátima Tórrez González
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La muerte en Costa Rica de la nicaragüense Marjorie Salazar Torrente, de 30 años, y de su bebé de 9 meses de nacido, continúa sin resolverse.

A dos meses de su homicidio, las autoridades costarricenses todavía no han detenido a nadie, se informó ayer en el vecino país del sur.

El homicidio ocurrió el 18 de julio pasado, cuando personas descubrieron el cuerpo sin vida de Salazar en un basurero clandestino.

El cadáver tenía  signos de asfixia y agresión sexual.

Mientras, el cuerpo del niño presentaba un golpe contundente en la cabeza.

LA INVESTIGACIÓN

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) en su momento informó que la mujer fue encontrada en la típica posición de violación, con sus piernas abiertas y las partes íntimas expuestas.

"Podríamos estar ante un delito de homicidio con contenido sexual, vamos a hacer la victimología para determinar cualquier vínculo sentimental que pueda guiar el caso", señaló  en su momento Michael Soto, jefe del departamento de Planes y Operaciones del OIJ a los medios costarricenses.

Después de casi dos meses de descubrirse el crimen, la Fiscalía informó al diario Prensa Libre que aún el OIJ no ha detenido a ninguna persona.

“La Fiscalía Adjunta de Liberia informó que la causa en la que se indagan los homicidios de Marjorie Salazar Torrente y su hijo, se encuentra en investigación en el Organismo de Investigación Judicial, en virtud de que a la fecha no se ha individualizado al imputado”, informaron al diario Hoy de Costa Rica.

Los últimos en ver con vida a Salazar, de 30 años, son un par de vecinos, quienes observaron a la mujer abordar  un taxi, con su hijo en brazos. Aparentemente iba a pedirle dinero al papá del menor, un asiático, para celebrarle el primer año de vida al niño.

La Policía descartó que el padre del menor tenga responsabilidad en el doble homicidio.

La víctima dejó en la orfandad a dos niños, de 11 y 9 años. El mayor vivía con ella en Costa Rica y la otra estaba en Nicaragua.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus