•   Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un niño murió ahogado en la piscina del centro recreativo El Mediterráneo, convirtiéndose en el segundo menor de edad que fallece en similares circunstancias en ese sitio en lo que va del año.

El domingo en la tarde se encontró sumergido en la piscina a Marlon Daniel Martínez Valle, de 11 años de edad.

En Semana Santa otro menor murió en esa misma piscina.

Martínez fue enterrado ayer. A su sepelio asistieron sus compañeros de quinto grado de la escuela de primaria José Montealegre Infante.

La pregunta que la ciudadanía se hace es: ¿quién regula a los centros de diversión familiar? ¿Cuál es la institución que debe exigir a los propietarios de estos negocios que garanticen a un socorrista?

“Aquí hubo un niño muerto en Semana Santa y nos pidieron que colocáramos rótulos y lo hicimos. La responsabilidad es de los padres o de las personas que andan con ellos. En este momento la dueña no está”, dijo un empleado del local, quien prefirió omitir su nombre.

LA TRAGEDIA

Sonia del Socorro Valle y José Feliciano Martínez, padres del niño ahogado, estaban separados.
La tutela del menor la tenía Martínez, un hombre de 77 años que dio permiso para que su hijo se fuera a dar un chapuzón con unos vecinos del barrio.

“Nadie va a querer que alguien se ahogue en un paseo. Todo mundo anda divirtiéndose.  Cómo vamos a querer entregar malas cuentas”, dijo el padre ante los reclamos de la adolorida madre.

Para Juana Esquivel, directora de la Cruz Roja filial Chinandega, existen 32 piscinas privadas en esta ciudad, pero ninguno de los propietarios ha solicitado apoyo a la institución.

“El Mediterráneo lo hizo en marzo pasado, después que se ahogó un niño en las instalaciones”, comentó la funcionaria.

EL OTRO CASO

En marzo pasado otro niño, Isaac Borge (1 años), se ahogó en un aparente descuido de su madre, Ninoska Borge.

Pese al incidente, en el establecimiento no había un guardavidas el pasado domingo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus