•   Nairobi, Kenia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un tribunal keniano condenó este miércoles a 100 años de prisión a un hombre declarado culpable de haber violado a tres adolescentes, dos de 13 años y otra de 10, tras encerrarlas en una iglesia.

"Se trata de un crimen grave y el acusado deberá purgar una pena disuasiva para otros (potenciales violadores)", declaró el juez Maxwell Gicheru del tribunal de Embu (centro), respecto a esta pena extremadamente fuera de lo común en Kenia.

De 20 años de edad, Harrison Kinyua abusó sexualmente de las chicas el 9 de diciembre de 2015 en una iglesia de la aldea de Kangaru (centro), mientras ellas devolvían unas sillas que habían sido tomadas prestadas para un entierro.

El acusado, que se declaró culpable, había asistido al funeral y luego siguió a las adolescentes hasta el templo donde las violó. Éste, que no está vinculado a la Iglesia, ofreció patatas fritas a las niñas a cambio de su silencio, pero ellas denunciaron los hechos a sus padres.

Un examen médico confirmó que las chicas habían sido sometidas a abusos sexuales.

Kinyua, quien en un principio negó los hechos que se le imputaban, arguyendo un conflicto que lo enfrentaba a la familia de las niñas, finalmente reconoció su culpabilidad.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus