Máximo Rugama
  •   Condega, Estelí  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Familiares, vecinos y amigos dieron el último adiós al labriego Aníbal Peralta, quien en horas avanzadas de la tarde del jueves fue arrastrado por las corrientes de la quebrada El Granadillo, cuyo caudal creció debido a las fuertes lluvias registradas la semana pasada.

El cadáver del campesino de 60 años fue rescatado a primeras horas de la noche del viernes, en un remanso de  ese cuerpo de agua,  a más de mil metros del lugar de donde fue arrastrado por las fuertes correntadas.

En la búsqueda y rescate del cuerpo de Peralta participaron doce miembros de la estación de bomberos de la ciudad de Condega, efectivos de la delegación policial en esa localidad y comunitarios de la zona.

Peralta, de 60 años de edad, se introdujo al riachuelo sin percatarse que este había  crecido.

La quebrada El Granadillo  está ubicada en la comunidad del mismo nombre y en la subzona de El Jocote, distante unos 25 kilómetros al noreste de la ciudad de Condega.

Las autoridades detallaron que el labriego murió asfixiado por sumersión.

Es de señalar que la bestia que montaba Peralta salió varias horas después sin su jinete y por ello sus familiares sospecharon de una tragedia.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus