•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Túpac Amaru Murillo, esposo de una mujer condenada por robarse de un hospital a un bebé recién nacido, se declaró engañado en el caso y pidió a los magistrados del Tribunal de Apelaciones de Managua (TAM) su liberación.

Murillo es marido de Wanky Altamirano Monge, quien admitió ante un juez de primera instancia haberse robado a un bebé el 1 de junio.

El hombre efectúa un esfuerzo por convencer a los magistrados de la Sala Penal I del TAM  para que le revoquen la sentencia condenatoria por haber colaborado en el robo del bebé Betzael Orozco Flores.

El bebé fue robado al amanecer del pasado 1 de junio, con tan solo seis horas de nacido, por Wanky Altamirano de los brazos de la abuela del menor en la sala de neonatología del  hospital Alemán Nicaragüense. 

Murillo, como  su  pareja  Wanky Altamirano, está sentenciado a seis años de prisión por secuestro.

EL ENGAÑO

Sin embargo, este hombre afirmó ante los magistrados del TAM que su cónyuge lo engañó diciéndole que estaba embarazada.

“Yo hasta dejé mis estudios de ingeniería  en sistema para buscar trabajo y darle todo para el bebé”, aseguró Murillo, quien fue detenido por la Policía cuando se presentó en la Dirección de Auxilio Judicial a preguntar por Wanky Altamirano.

Después tomó la palabra Tania Monge, condenada a tres años de encierro en la cárcel por cómplice, quien negó haber proporcionado la vestimenta de enfermera que utilizó su hermana para ingresar al hospital y robarse al bebé.

Luego lo hizo Ana Guadalupe García, exdirigente sindical del hospital Alemán Nicaragüense, sentenciada a tres años por encubridora y quien aseguró haber sido ella la que informó a las autoridades de ese hospital y a la Policía sobre el paradero del recién nacido.

Finalmente Mario Muñoz, condenado a tres años por  cómplice, pidió a los magistrados revisar su caso, porque según él no tiene nada que ver con el robo del bebé que mantuvo en vilo a una familia durante 39 días.

Marianela Flores, madre del bebé secuestrado, pidió a las dos magistradas y al magistrado que integraron sala confirmar las sentencias condenatorias que dictó el juez de primera instancia contra los cinco sentenciados.

“La señora sindicalista (Ana María García) dice que ella es madre de cuatro  hijos y que tiene seis nietos, pero ella no pensó en eso cuando participó del plan para robarse a mi bebé”, aseguró Flores.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus