Ernesto García
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Cuatro años después de haber sido enjuiciados por el hurto agravado de  520 litros de combustible a una empresa de telefonía celular en Nueva Guinea  los hermanos Omar y Eddy  Hernández Medrano irán nuevamente a juicio por igual delito.

Esta vez los hermanos antes mencionados son acusados por la Fiscalía de haberse robado ocho baterías de las antenas de dos antenas  transmisión propiedad de otra empresa telefonía celular.

La acusación  contra los hermanos Hernández Medrano también va enderezada contra el comerciante, Tony Mauricio Reyes quien enfrenta cargos por receptación de objetos robados.

Las  8 baterías robadas utilizadas como soporte de emergencia en caso de fallar la energía eléctrica tiene un valor de  U$$ 3,341, según  la acusación del Ministerio Público contra los tres acusados.

Prueba indirecta

En el intercambio de información y prueba ofrecido este miércoles por la fiscalía  ante el juez suplente Sexto Distrito Penal de Audiencia de la capital, Ronaldo Morán solo hay pruebas indirectas o indiciarias contra los hermanos Hernández.

Esto porque nadie lo miró  robarse las baterías,  no hay videos que registren el robo y tampoco a ellos les fueron ocupadas baterías; pero   si hay pruebas indiciarias como el informe de GPS.

El referido informe de GPS  ubica el   del vehículo que tenían asignado los hermanos Hernández Medrano en los sitios  donde están ubicadas las antenas de telefonía celular de donde fueron hurtadas las baterías.

El abogado Boanerge Ojeda, en representación afectada destacó que el daño social causado por los acusados es mayor que el económico porque dejaron  sin servicio  telefonía de telefonía  celular e internet de a miles de abonados de la empresa afectada.

El juez suplente Ronaldo Morán dejó  que sea su colega de juicio quien establezca la fecha de la próxima audiencia del proceso.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus