•   Jinotega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Una de las hijas de la mujer asesinada por su exmarido en La Joya, Jinotega, asegura que antes de morir su madre había estado en misa en la iglesia católica de la comunidad.

Juana del Rosario Herrera Altamirano, de 22 años de edad, es la hija mayor de María de Los Ángeles Altamirano Herrera de, 45 años, la mujer asesinada de dos machetazos por su expareja, Benito Filemón Gutiérrez.

Herrera Altamirano dijo que después de finalizar la misa, ella se quedó en la iglesia en una reunión que tuvo que interrumpir cuando llegaron a avisarle que decir que su mamá había sido asesinada de dos machetazos.

Este hecho sangriento, que mantiene alarmada a la comunidad, se registró a la 12:45 minutos del mediodía del domingo, cuando Altamirano Herrera regresó a su casa, tras la misa, y era esperada por Gutiérrez.

“Ellos tenían 24 años de convivir y procrearon 6 hijos, pero hace aproximadamente un año comenzaron a tener problemas por celos con un primo de él (de Benito Filemón), pero nunca la había agredido físicamente”, señaló Herrera Altamirano a la Policía Nacional.

La joven exigió justicia por la muerte de su madre.

La Policía Nacional, que logró poner tras las rejas al femicida, quien ya está en manos del Ministerio Público para que responda por el crimen cometido, levantó el cuerpo de Altamirano Herrera y se lo entregó a sus familiares para que le dieran cristiana sepultura.

Se conoció que Benito Filemón Gutiérrez fue llevado hoy a Medicina Forense para su valoración y se espera que en las próximas horas se realice la audiencia preliminar, ya que apenas se está instruyendo el caso, señalaron fuentes del Ministerio Público.