•   León  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La tranquilidad que caracteriza al barrio Eduardo Contreras, del municipio de Nagarote, se vio alterada la mañana de este miércoles cuando tres hombres irrumpieron en el bar y restaurante “El Mezón”, donde amordazaron y ataron de manos al dueño y su hijo y se llevaron US$2,000.

Al momento del atraco, a eso de las 10:00 am,en el local únicamente se encontraban su dueño Ronaldo Contreras Rojas, de 59 años, y su hijo Ronald Contreras Baltodano, a quienes los asaltantes intimidaron con una pistola automática y otra de juguete.

“Estaba reparando una bicicleta con mi hijo cuando uno de los sujetos entró pidiendo una cerveza, pero a la vez cerró la puerta, fue entonces que le reclamé, pero uno de ellos sacó una pistola y dio la orden que registraran la casa”, relató Contreras Rojas.

Dos detonaciones

Una vez que Contreras y su hijo salieron a la calle, amordazados y atados de las manos, vecinos del barrio ubicado en el centro de Nagarote y conductores de moto taxis supieron que se trataba de un asalto, por lo que se dispusieron a dar persecución a los tres hombres.

Los asaltantes, por su parte, abordaron una moto taxi para huir del lugar. “Primero me encañonaron con una pistola de juguete, pero como no arrancaba, me pusieron una (pistola) de verdad y entonces tuve que arrancar,  pero a la salida de la ciudad me detuve y allí se bajaron”, relató Manuel Salvador Maradiaga, conductor del vehículo que tomaron los sujetos.

Los hombres se llevaron un botín estimado en 2,000 dólares y al momento de salir del restaurante el sujeto que portaba el arma de fuego hizo dos detonaciones al aire para intimidar a los vecinos que salieron en auxilio de Ronald Contreras y su hijo.

Un detenido

Una vez que se conoció del robo, la Policía con la ayuda de la población capturó a uno de los asaltantes en un cauce ubicado en las afueras de la ciudad, confirmaron Ronald Contreras y sus vecinos.

Un motociclista que persiguió a los asaltantes varios kilómetros sobre la carretera nueva Managua- León, aseguró que los maleantes eran esperados por un cuarto sujeto en un automóvil color verde.

“Yo los seguí hasta el plantel de la  cementera (kilómetro 24.5 de la carretera nueva Managua- León),  pero no seguí porque ellos van armado y  yo no “, dijo el motociclista, quien pidió no fuera revelada su identidad.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus