•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Una mujer en Rivas está hospitalizada y bajo investigación por parricidio, por supuestamente matar a su recién nacido y luego ocultarlo en un horno de su casa, de acuerdo con las investigaciones preliminares.

Hasta ahora se conoce que la mujer, quien trabajaba como empleada doméstica en Managua y viajaba cada 15 días a a una comunidad de Tola, Rivas, nunca informó ni a su pareja ni a ningún otro familiar que estaba embarazada.

El supuesto parricidio ocurrió en la lejana comunidad de Barrio Nuevo, en el sector conocido como “El Remate”, del municipio de Tola, departamento de Rivas, donde los lugareños no salen de su asombro al conocer que Iveth Quijano Noguera, de 27 años, ahora es objeto de una investigación policial por dar a luz a un bebé y supuestamente deshacerse inmediatamente de él introduciéndolo en un horno.

Douglas Javier Ríos Gazo, cónyuge de la sospechosa, aseguró que ni él ni ningún otro familiar nunca supieron que la mujer estaba embarazada.

Fue hasta la tarde del martes que Ríos se enteró que realmente su pareja había dado a luz a un bebé, luego lo asfixió y introdujo en el horno de su casa.

Este es el horno al que habría sido introducido el recién nacido. Lésber Quintero/END“Ella nos decía que no estaba embarazada, porque en la casa le preguntamos por qué la veíamos un poco recia y como tomaba pastillas anticonceptivas para evitar embarazos, hasta pensé que por eso era que su cuerpo estaba cambiando”, indicó Ríos, de 37 años.

Parricida en libertad para dar a luz a su segundo hijo

Añadió que su pareja trabaja como empleada doméstica en Managua y regresaba a casa cada 15 días, por lo que nadie se imaginaba que estaba embarazada.

“De su embarazo se conoció hasta este fin de semana, cuando vino a la casa y tras quejarse de un fuerte dolor,  la llevamos la noche del 15 de julio al centro de salud Roberto Clemente, en la comarca Limón Uno, donde se pensó que eran problemas del colon”, manifestó Ríos.

Agregó que al día siguiente, Iveth Quijano Noguera continuó manifestando dolor en su abdomen, pero en la casa no vieron nada anormal hasta ese momento.

“Todo lo hizo cuando quedó sola en la casa con nuestro niño de 5 años que procreamos, porque fue el domingo 16 de julio que ella dio a luz a un bebe de 38 semanas de gestación, según la información que me dio el Ministerio de Salud y ese día por la tarde ni mamá, ni mi papá, ni yo estábamos”, relató Ríos.

Tras dar a luz, la mujer habría puesto al recién nacido en una bolsa verde y luego salió al patio trasero para introducir el cuerpecito en un horno.

Minutos después, los malestares del parto se le acrecentaron a Quijano Noguera y al llegar al centro de salud de Tola, los médicos se percataron que poco antes la mujer había dado a luz.

“En ese momento ella siguió negando que estaba embarazada y la Policía y personal médico vinieron a la casa y tras verse acorralada, confesó que había dado a luz, pero no precisó si el bebé estaba vivo a muerto a la hora de nacer y únicamente aseguró que ya lo había enterrado; pero mi mamá al ir al horno se percató de que algo había en la bolsa verde y fue así que se detectó el cuerpecito”, concluyó Ríos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus