•   Jinotega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La Policía de Jinotega investiga la identidad de las personas que mataron a balazos al productor José Alejandro Paz Valdivia, cuyo cadáver abandonaron a unos seis metros de la carretera de la microrregión Plan de Grama, municipio de Wiwilí, en el departamento de Jinotega.

La denuncia la interpuso José de la Cruz Paz Valdivia, de 47años, hermano de la víctima, quien manifestó que recibió una llamada de otro hermano, Rafael, quien le informó del crimen.

Paz Valdivia aseguró que al llegar a Plan de Grama vio el cuerpo de su hermano tirado a unos seis metros de la carretera.

El cuerpo presentaba seis impactos de bala en diferentes partes del cuerpo (incluida la cabeza), según el médico forense.

Las informaciones prelimnares indican que los asesinos eran varios sujetos quienes tras el crimen se dieron a la fuga, con rumbo desconocido.

Los familiares de Paz Valdivia no sospechan de nadie por el asesinato, aunque indican que poco antes de suceder la tragedia supieron de diferencias de su pariente con unos vecinos.

Detectives de la Policía de Jinotega se movilizaron hasta la microrregión de Plan de Grama para realizar las investigaciones y tratar de dar con la identidad de los asesinos, pero hasta el momento no hay ningún sospechoso detenido.

Descubren cadáver

En otro caso, la Policía de Jinotega dio a conocer que en el sector conocido como el Sardinal número uno encontraron el cuerpo de una persona del sexo masculino en un avanzado estado de descomposición, el cual estaba siendo devorado por las aves de rapiña, que ya le habían comido el rostro, lo cual imposibilitó su identificación.

El cuerpo del infortunado fue encontrado por el campesino Porfirio Aguilar Hernández, de unos 50 años de edad, quien dijo que por lo general va a visitar su parcela una vez por semana, pero al llegar a un sembrado de maíz observó una zopilotera, yéndose  a investigar hasta descubrir el cadáver.

Al lugar se presentó un grupo de investigadores de la Policía Nacional en compañía de la médico forense Anyolieth Rizo, quien manifestó que el cuerpo presentaba seis machetazos, que lo dejaron parcialmente decapitado.

Al occiso no se le encontró ningún documento que permitiera su identificación, solamente que vestían un pantalón azul, una camisa cuadriculada color roja y una gorra con la palabra Panamá, lo que podría servir para que sus familiares y amigos lo puedan identificar.

Por el avanzado estado de descomposición y por recomendación del médico forense, el cuerpo fue sepultado en el mismo lugar donde fue encontrado, mientras la Policía continúa con las investigaciones para dar con la identidad de la víctima y con los autores del crimen.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus