•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La noche del 19 de julio del 2017 marcó un antes y un después para dos familias en Managua, cuyos miembros el  miércoles derramaron lágrimas en un tribunal por dos diferentes dolores que les causa una misma tragedia.

Los familiares de Karla Montano Palacios, una mujer de 40 años que perdió la vida en un accidente de tránsito, entre llantos exigieron la pena máxima de ocho años de prisión para el culpable del hecho, el motorizado Carlos Chévez Altamirano, quien admitió su culpabilidad.

Mientras, los parientes de Carlos Chévez no pudieron evitar las lágrimas al escuchar a la mamá de la víctima gritarle a este: “Asesino, me quitaste a mi hija”.

Antes, Norman Montano, hermano de Karla Montano, relató que la muerte de su consanguínea ha sumido en la depresión a su progenitora, quien en los últimos 10 años ha sufrido la pérdida de dos hijos y el encierro en la cárcel de un tercero.

“Señora juez, la diferencia entre ellos (familia de Carlos Chévez) y nosotros es que su familia puede verlo, pero no nosotros; no podemos ver a mi hermana, quien estando llena de vida terminó destrozada en una calle”, relató Norman Montano.

El  hermano de la mujer, que dejó en la orfandad a dos hijos, pidió a la jueza Décimo Distrito Penal de Juicio de la capital, Nancy Aguirre, que al dictar la sentencia condenatoria también le cancele de manera definitiva la licencia de conducir a Carlos Chévez.

Los hechos

El fatal accidente en el cual perdió la vida Karla Montano ocurrió la noche del 19 de julio cuando Carlos Chévez, conduciendo en estado de embriaguez, arrolló mortalmente a la víctima con la motocicleta placa M38942.

En esa trágica noche, Carlos Chévez conducía su moto con 2.03 grados de alcohol por cada litro de sangre, lo que significa que iba totalmente ebrio, según la acusación del Ministerio Público.

Carlos Chévez, hoy en el juicio. Ernesto García/ENDEl dictamen médico forense, que respalda la acusación fiscal, refiere que Karla Montano murió a consecuencia de una hemorragia cerebral causada por el estallamiento de la bóveda craneal.

Después que Carlos Chévez se declaró culpable y pidió perdón a la familia doliente, la Fiscalía solicitó que el motociclista sea castigado con ocho años de prisión, que es la pena máxima por homicidio imprudente, bajo los efectos del alcohol.

Por su parte, la defensa del reo confeso solicitó la pena mínima de cuatro años de prisión para Chévez, alegando que éste admitió su culpabilidad y que se trata de un reo sin antecedentes.

La jueza Nancy Aguirre, quien deberá dictar la sentencia condenatoria, no fijó fecha para la lectura de la misma.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus