•   Diriamba, Carazo, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Dos nicaragüenses y dos costarricenses han sido presentados ante un juzgado de distrito penal de audiencias, especializado en violencia, en la ciudad de Diriamba Carazo, para ser procesados por el delito de tráfico ilegal de estupefacientes a nivel internacional.

Los acusados responden a los nombres de Heyzel Vanessa Mejía y Christopher Steven Vargas Barrantes, ambos de nacionalidad costarricense; así como Roxana Nohemi Busto Ruíz Carballo y Gustavo Adolfo Pérez Quesada, originarios de Nicaragua.

Estas cuatro personas resultaron capturadas el pasado primero de septiembre en el parque central de la ciudad de Diriamba, cuando viajaban en un carro color dorado, placa costarricense número 387570.

En el vehículo la Policía Nacional extrajo dos tacos de cocaína, más un arma de fuego calibre 22.

Según la lectura de la fiscal del Ministerio Público, los jóvenes se dedicaban a la comercialización de droga desde Costa Rica hacia Nicaragua, pasando por Peñas Blancas.

"Los dos jovencitos de nacionalidad costarricense traían la droga y eran esperados por los nicaragüenses en la ciudad de Rivas, donde la joven Roxana Nohemí Bustos Ruiz ayudaba a pasar la droga por puntos ciegos, siendo el punto de entrega la ciudad de Diriamba", leyó ayer la fiscal del Ministerio Público.

Según el abogado técnico Marlon Gerardo Cruz, quien representa al joven costarricense Christopher  Steven Vargas Barrantes, su defendido presenta un historial clínico que incluye trastorno mental moderado y epilepsia, por lo que pidió que sea remitido a Medicina Legal y que sea enjuiciado por separado del resto de los acusados, porque según él nunca arrestaron al joven dentro del vehículo.

"Estos  muchachos entraron legalmente a Nicaragua, pasaron por la frontera, fueron revisados y no traían nada, mi defendido visita a sus familiares, quienes radican en Diriamba, en el  momento que la policía llega al parque él no se encontraba ni en el carro, ni alrededor del parque, estaba en un restaurante almorzando", dijo el abogado.

Sin embargo, la juez Carol Urbina denegó la petición de la separación del juicio, pero mandó una valoración inmediata por un especialista en psiquiatría y neurología, las cuales se tienen que realizar en la estación de Medicina Legal en Managua.

Por su parte, el abogado Jesús de Manuel Tardencílla, defensor de los dos nicaragüenses y de la joven Heyzel Vanessa Mejía, de origen costarricense, alegó que existían demasiadas irregularidades en el caso.

"La juez debió aceptar la petición de separación del juicio, ya que el joven Gustavo Adolfo Quesada está siendo acusado de portacion ilegal de armas y tráfico ilegal de estupefacientes, además que las pruebas de peritaje no fueron realizadas correctamente, hicieron una prueba de marihuana y balística, sin embargo fueron realizadas por un perito no competente. Además, en el momento se capturaron a seis personas y ahora solo acusan a cuatro, ya veremos donde están los otros dos, desde allí la juez debió separar los casos", dijo Tardencílla.

Los jóvenes, dos nicaragüenses y dos costarricenses, enfrentarán un juicio. Tania Narváez/ENDAdemás, informó que las dos personas que fueron puestas en libertad son originarias de la zona costera de Casares, pero que como abogado está investigando para que nuevamente sean capturadas y se esclarezca el caso, ya que sospecha de una posible trampa.

La jueza Carol Urbina elevó la causa a juicio oral y público, alegando que todo el proceso estaba claro y contenía las pruebas suficientes, además indicó que se celebrará una audiencia especial este 14 de octubre, cuando se presentará a un testigo clave, a quien se le asegurará la identidad.

"Por tanto, mantengo la medida cautelar de prisión preventiva para los acusados y remito el caso a juicio oral y público para el día 13 de octubre, en el juzgado de distrito penal de juicio de la ciudad de Diriamba", indicó la jueza.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus