Secciones
Multimedia

Suspenden audiencia por caso de femicidio en Carazo

Foto por: Tania Narváez

Una juez suspendió hoy la audiencia inicial por un caso de femicidio en Carazo.

La familia de la joven asesinada exige caiga todo el peso de la ley a los culpables, mientras que padre de un sospechoso niega cualquier participación de su hijo en el crimen.

Este viernes fue suspendida la audiencia inicial en contra de los siete acusados por el delito de femicidio en perjuicio de la joven Ana Carolina Granera, originaria de San Marcos, encontrada muerta el pasado 22 de octubre en las costas de Casares, Carazo.

Jonathan Yamil Sánchez García, de 19 años de edad, es el acusado por el delito de femicidio; sin embargo Josué Luis Garcia Mercado, Jairo José Umaña Potoy, Nelson Rojas García, Abraham Alexander Quiroz Mercado, Erlin Narváez Jarquín y José Napoleón Díaz Cano son acusados por omisión del deber de impedir delitos y encubrimiento.

Según la madre de la víctima, Martha Lorena Granera, la audiencia se reprogramó para el próximo martes 28 de noviembre, porque la fiscal Marcela Carballo estaba indispuesta.

"Lo que yo pido es una condena pareja para todos los implicados en la muerte de mi hija, todos tienen que pagar por que todos participaron, yo espero que se haga justicia, porque yo a mi hija nunca más la volveré a ver", dijo entre sollozos Granera.

Por su parte, Douglas Javier Sánchez García, padre de Jonathan Yamil Sánchez García, acusado de femicidio, señaló que probarán que su hijo es inocente.

"Mi hijo, el día que le pasó eso a esa muchacha, estaba trabajando con mi hermano en un taller de carpintería, por la noche enfermó de calentura y no salió de la casa, ahí están las pruebas, por esa razón pido a la Policía Nacional que investigue bien este caso y que busque a los verdaderos responsables de este delito. Mi hijo no era novio de esa muchacha, porque él tiene su pareja", alegó Douglas Sánchez.

Además, indicó que su hijo tenía cuatro meses de no trabajar como conductor de mototaxi y que trabajaba porque es el único sustento de su hogar.

En las afueras del juzgado también hicieron presencia familiares de los demás acusados, quienes en medio de gritos pedían libertad, ya que según ellos todos son inocentes.

Ana Carolina Granera (q.e.p.d) fue reportada por su familia como desaparecida en la estación policial de San Marcos Carazo, el 21 de octubre a eso de las siete de la noche.

"Mi hija salió normal para clases, a la siete de la mañana estudiaba en el Instituto Manuel Hernández de Jinotepe, pero ella siempre regresaba a la cuatro y media, pero ese día nunca llegó, por eso fui a interponer la denuncia, pero jamás me imaginé que la encontrarían muerta, nunca le conocí un novio, tampoco me dijo algo al respecto", dijo la madre de la víctima.

Cabe mencionar que en el dictamen médico legal se pudo leer que las causas de la muerte de la joven fueron asfixia,  trauma craneoencefálico severo y estrangulamiento.

La juez Carol Urbina, representante del juzgado de distrito penal de audiencias especializado en violencias de la ciudad de Diriamba, reprogramó la audiencia inicial para el próximo martes 28 de noviembre.