•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Un hombre de iniciales J.A.B.M tendrá que pasar las fiestas de Navidad y Año Nuevo en la cárcel, a la espera del juicio en el cual se decidirá si es o no culpable del delito de abuso sexual en perjuicio de su hijastra, una niña de cuatro años.

El acusado, de 30 años, quien labora como vigilante en una entidad estatal, quedó en prisión preventiva por los próximos 54 días, mientras llega la fecha del juicio programado para el próximo 23 de enero del 2018.

En la acusación radicada en el Juzgado IV Especializado en Violencia de la capital, se asegura que J.A.B.M,  entre mayo del 2012 y julio del mismo año, hizo tocamientos lúbricos (con interés sexual) en las partes íntimas de la niña.

Algunos tocamientos en perjuicio de la  menor habrían ocurrido cuando la mamá de la niña dormía y la pequeña descansaba en su cama cuna, refiere la acusación del Ministerio Público.

Otras veces el acusado habría tocado a la niña llamándola para enseñarle videos infantiles en un teléfono celular, según el escrito acusatorio.

El juez Harold Leal explicó que los hechos acusados (abuso sexual) son graves y que no han prescrito “porque en el actual Código Penal los delitos sexuales nunca prescriben”.

La defensa del procesado expresó que la acusación contra su representado es un “acto de venganza” por parte del papá de la niña “porque equivocadamente sospecha que mi cliente tiene una relación sentimental con su expareja”.

Con la reciente reforma penal, que entró en vigencia el 4 de julio del año en curso, las condenas por abuso sexual  oscilan entre los siete y doce años de prisión.

Actualmente en los tribunales capitalinos se desarrollan al menos cuatro procesos judiciales contra hombres acusados de delitos sexuales en perjuicio de menores de edad con quienes tienen algún grado de parentesco.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus