Medicamentos que dañan su hígado

Por Alejandra Narváez

1345165931_medicamentos.jpg

¿Sabía usted que la acetaminofén que recetan para todo tipo de dolor o síntoma febril puede dañar su hígado?, ese noble órgano que tiene usted justo debajo de la porción inferior derecha de las costillas y que cumple varias funciones necesarias para que el cuerpo se mantenga sano. Porque el hígado no solo almacena los nutrientes vitales de los alimentos que come, también fabrica las sustancias químicas que el cuerpo necesita para mantenerse saludable. Descompone las sustancias dañinas, como el alcohol y otros químicos tóxicos, extrae los residuos de la sangre, entre otras funciones.

Como explica el doctor Sergio López, Cirujano Oncólogo y especialista en enfermedades del hígado, algunos medicamentos de uso rutinario pueden afectar el hígado, debido a que este órgano es el responsable de la activación de los medicamentos dentro del organismo y de la excreción de las sustancias que estos producen. “A este daño se le conoce como Hepatitis Medicamentosa y puede no producir síntomas con elevación únicamente de las llamadas pruebas hepáticas, o algunas veces los pacientes presentan un cuadro clínico manifestado con aparición de un color amarillento en la piel y en los ojos principalmente, que en su forma grave puede ser muy peligrosa, y mortal hasta en un 20% de los casos”.

Ante la sospecha de esta peligrosa intoxicación del hígado, se debe suspender inmediatamente el agente responsable, lo que constituye la mejor opción de tratamiento en estos casos.

Añade el doctor López que los medicamentos una vez ingeridos y absorbidos en el tracto gastrointestinal, tienen un paso obligado por el hígado, donde son degradados o absorbidos químicamente por sustancias hepáticas específicas llamadas enzimas, a través de dos acciones llamadas de oxidación o conjugación y es aquí que ocurre el mecanismo de daño hepático.

Para que se produzca este daño hepático o hepatotoxicidad hay dos factores importantes, como son: 1.) los factores genéticos: cada individuo tiene una particularidad en esta sustancias, y 2.) la interacción entre los medicamentos que compiten por ocupar esas sustancias dentro del hígado.

Además de esto, la hepatitis medicamentosa es más frecuente en individuos entrados en años, del sexo femenino, desnutridos, consumo crónico de alcohol, aunque la obesidad también predispone a muchas reacciones medicamentosas. Es por eso, que en personas desnutridas algunas sustancias como las vitaminas E, A y C pueden resultar hepatotóxicas porque estos presentan bajos niveles de proteínas.

El diagnóstico de la Hepatopatia Medicamentosa se basa en el conjunto de datos que muestra el paciente, entre estos los hallazgos clínicos --antes dijimos que por ejemplo una señal de alerta es el color amarillo en la piel o ictericia-- y es fundamental para el diagnóstico realizar pruebas de laboratorio.

El tratamiento consiste en la suspensión inmediata del medicamento, la persona debe ser llevada a un hospital o centro médico. En los casos graves, medidas hospitalarias serán realizadas por especialistas para disminuir la toxicidad hepática.

 

Tome Nota

Los seres humanos no podemos vivir sin hígado. Una vez se destruye, la persona muere por la que acumulación de tóxicos y por no metabolizar las sustancias que ingresan al organismo. Para mayor información puede consultar con el doctor Sergio López T., MD, Cirugía Oncológica y Hepatobiliopancreática. Cel: 8808-9991\ www.nicacancer.com

Comentar este contenido


imprimir comentar
Compartir:
  • Google Bookmarks
  • Menéame
  • Fresqui
  • Del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • MySpace

Salud y Sexualidad 738

2014-03-21

Otras articulos en esta edición


Kilómetro 4 Carretera Norte
Managua, Nicaragua
web@elnuevodiario.com.ni
Teléfono: (505) 2249-0499
PBX/Fax: (505) 2249-0700