• 11 Noviembre 2007
  • AFP

Pokemones, Pelolais, Otakus, Emos... los adolescentes chilenos se juntan en un sinnúmero de nuevos grupos que, con sus particulares formas de vestir y preferencias musicales, convierten a Santiago en un vistoso mosaico de tribus urbanas.

A simple vista las diferencias entre un Otaku y un Emo son difíciles de captar. La mayoría de los jóvenes entre 14 y 18 años comparte una visión más libre sobre el mundo y sobre su sexualidad, un marcado gusto por la estética -sobre todo la ligada a la animación japonesa- y un casi adictivo uso del chat y los 'fotolog'.

Las diferencias están referidas a los detalles específicos como las marcas de ropa que usan, los gustos musicales y la visión que tienen sobre sí mismos. Pero pertenecer a una tribu no excluye a otras: algunos jóvenes deciden pertenecer a más de un grupo o transitar por varios según su estado de ánimo.

"Un chico puede tener tres o cuatro perfiles diferentes según el momento y esto se da por una crisis de los grupos de pertenencia tradicionales como la Iglesia o los partidos políticos", explicó el sociólogo Andrés Guarino.

"Se está rompiendo en pedazos la homogeneidad con un perfil mucho menos auto represivo", agregó el especialista.

Dentro de las nuevas tribus urbanas chilenas, el grupo más extendido es el de los Pokemones, que adoptan el nombre de la popular serie de animación japonesa, aunque no son seguidores de esa cultura.

Son chicos con un estilo de vida distendido y con una mentalidad abierta para el sexo que visten con jeans ajustados y zapatillas. Las mujeres usan grandes escotes y joyas de plástico. De sus peinados, destacan los flequillos en las jóvenes y el pelo enfilado de los hombres.

Gustan del reggaeton, estilo que bailan en fiestas en discotecas que se realizan en las tardes.

"Les gusta porque son canciones bien sexuales y ellos son promiscuos", dijo Natalia Rodriguez, animadora de fiestas pokemon.

Pokemones, emos y Atakus

Entretenimiento aparte en estas fiestas es 'poncear', un término que significa besarse y tocarse con otros varios Pokemones en una fiesta.

Los Emos tienen cortes de cabello similares pero son más introvertidos, no les gusta el reggaeton ni las fiestas por lo que otros grupos los acusan de llorones. La música que los influye es una corriente de punk rock pero con toques emocionales en sus letras, de ahí su nombre.

Los Otaku, en cambio, son reales fanáticos de la cultura japonesa, particularmente del animé y el manga. Pero según concordaron varios miembros, un verdadero Otaku nunca va a estar diciendo en público que lo es, es un título que deben reconocerle los otros.

Su 'look' no es tan extravagante como el de los Góticos, con sus trajes victorianos, o los Punk, con sus crestas de colores, pero cuando se disfrazan de un personaje (lo llaman Cosplay) se transportan a un mundo más cercano al de la fantasía.

Del gótico al teatro kabuki
Otro grupo de influencia japonesa son los Visual, que originalmente se inspiran del teatro kabuki y en las bandas glam de ese país. Tienen una estética muy trabajada con respecto a los colores que usan en sus cabellos y maquillaje, con lo que los hombres connotan una cierta feminidad.

Los estratos sociales también contribuyen a la diferenciación entre adolescentes. Las Pelolais se gestan entre las niñas ricas y su nombre surge de sus largas y cuidadas cabelleras lisas y rubias.

Ellas vienen a ser la nueva generación de 'barbies', distinguidas por su pelo lacio y con un guardarropa parecido al de la estadounidense Paris Hilton. ¿Ideología? La vida es una pasarela que va derecho hacia un centro comercial.

En sus fotologs son bastante explícitas, nota Coca Gómez, directora de la película "Normal con Alas, una comedia pelolais", que narra este fenómeno social y que será estrenada en breve.

Internet es sin duda el lugar de encuentro para todos: los 'fotologs' o sitios virtuales de fotos son la forma de comunicación e interacción más importante de estas nuevas tribus hambrientas de mostrar su colorida y extravagante individualidad.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus