•  |
  •  |
  • Edición Impresa

En un mundo en el que leer no se consideraba la actividad más popular entre los adolescentes, llegaron los booktubers a cambiarlo todo. Quedó atrás la imagen del niño con gafas marginado, para abrir paso a jóvenes con el pelo de colores que mueven masas recomendando a Shakespeare.

Dentro de las múltiples cromáticas que ha llevado su pelo, Fa Orozco ayer lo tiene teñido de fucsia y su sola presencia en la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara genera un revuelo de adolescentes por conseguir su firma o una foto de su ídolo.

“Somos el club de lectura más grande del mundo”, asegura en una de las charlas en las que participa esta estudiante mexicana, que cuenta con casi 270,000 seguidores en su canal de YouTube, Las palabras de Fa.

Con un lenguaje cotidiano y cercano, la joven logró que hace unos meses se agotara en las librerías de todo México un libro del siglo XIV, “El Conde Lucanor”, de Don Juan Manuel, después de topárselo en una biblioteca, grabar una reseña y subirla a su canal.

Orozco, que entrevista bajo el título de booktuber a actores de Hollywood de películas que están basadas en libros, invitada por las productoras, es una de las figuras que participan en las actividades de la FIL en torno a esta nueva moda de recomendar lecturas.

Una de ellas es el Primer Encuentro Nacional de Booktubers, donde 700 jóvenes se reunieron para conocer a ídolos como Jorge Andrés Mendoza (adiction), Joaquín Garza (EstoNoEsUnSpoiler) o Alberto Villarreal (AbriendoLibros) y también para encontrarse entre sí.       

Los booktubers son conscientes de que las principales críticas les llueven por recomendar este tipo de libros, la literatura escrita para adolescentes, tal y como asegura a Efe Alejandra Arévalo, autora del canal Sputnik, con más de 2,700 seguidores.

Dicen que los jóvenes mexicanos no leen, pero en eventos como este se ve que sí porque hay 700 personas hablando de libros, comenta Alejandra, lo que pasa es que “a lo mejor los jóvenes no están leyendo lo que (los intelectuales) quieren que se lea”.

Muchos críticos literarios dicen que esta literatura “no cuenta” para la formación y “no ven valioso que uno empiece a leer ‘Los juegos del hambre’”, pero no se dan cuenta de que leer este libro por recomendación de un booktuber es un comienzo.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus