•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El maestro y  periodista Juan Alberto Henríquez Oporta presentó el 27 de febrero su libro “Los  Muchachos de la Escuela  Normal”, precisamente en este centro de formación  de maestros de nuestra ciudad de Estelí, en el marco de la conmemoración de los cincuenta años de la quinta promoción de maestros egresados en el año 1966.  

Como él mismo lo expresa, el libro refleja las vivencias y condiciones difíciles de generaciones anteriores  en la  búsqueda  de  la formación académica  para ser maestro de educación primaria. Se  enfatiza que  ya en esa época  Nicaragua se debatía entre la dictadura somocista y la necesidad de  un  cambio  socioeconómico. Las  acciones del libro  se entrelazan con  relatos de  vivencia  personal y a la  vez comunes en  los  jóvenes de su generación  en una convivencia fraterna, a  veces  conflictiva  como en una familia  acosada por  lo  cotidiano  en un internado de varones, en donde muchas veces campeaba la intolerancia  al  hervidero  de  emociones   y hormonas  propias   de  un adolescente. Ese era un caldo de cultivo de rebeldías, no siempre bien tratadas por la pedagogía y los maestros de la época.

Así mismo se abordan los  problemas  educativos, aspectos sociales   e históricos   de   una ciudad   que generó   guerrilleros, entre   ellos   muchos  normalistas   como   Alesio Blandón  Juárez, Oscar Benavidez   y Santiago  Baldovinos. Nos  sorprendió  a los    estelianos   una forma  nueva   de   abordar    sin  ambages,   un  testimonio  de  los vaivenes  de los  estudiantes  de  magisterio, muchos de los cuales fueron expulsados  quebrantando   los  sueños    de   contar   con   un medio   de  ganarse   la vida   decentemente enseñando   en   una   aula   de   clase,  en un país  que  carecía   de  maestros  graduados, pues   el   índice   de   empirismo   era   alto.  Recuerda  que  la  Escuela  Normal   no fue bien  vista  por  autoridades religiosas y moralistas   de  Estelí  por ser un centro educativo   mixto.

El sacerdote de catedral lo acusaba de ser  nido de aborto   y  promiscuidad,  que   desfilaban   sin uniforme   en  fiestas  patrias,   en contraste  con  los  colegios   religiosos   que   también  empezaban  a  funcionar  en  aquella ciudad  tranquila   de   la década   de    mil  novecientos   sesenta    en  donde  los  muchachos  se  bañaban  desnudos   en las caudalosas aguas  del   río  Estelí.  Sin   embargo la  gente  se    enfocó   hacia   la  Escuela  Normal   y   viceversa    convirtiéndose   para  los  alumnos, hoy   maestros   en  un   inolvidable  recuerdo. Felicito  al  colega  abogado y  periodista  exitoso,  que  fue    más  allá   de  su  formación  de  maestro   a   la    dirigencia   magisterial   de  la  otrora   Federación  Sindical de Maestro  de Nicaragua,   a  la  de  luchador   en  diversos   sindicatos    obreros  con  gran  sensibilidad  social. Así mismo  felicito  a las  organizadoras   del   evento  normalista : profesoras Ileana  Ulloa, Magaly  Salinas,  María  Jesús  Zelaya,  Alina  Guerrero  y Norma  Vallejos.

Deseo   reconocer  asimismo,   el  cariño  y atenciones  manifestados  hacia  el  colega  periodista    Henríquez,  de  parte   de   alumnos  y autoridades  de   la  Universidad   del  Norte, UDN,   durante la presentación  que  realizó   también   el  mismo  día   en  dicho   centro   universitario.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus