•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Más allá de las metáforas, los símiles y cualquier otro recurso estilístico utilizado en cada métrica , Rubén Darío es uno de esos poetas que mejor logra acariciar el alma con pluma de seda  y evocar las pasiones más elementales del ser humano. 

Con el objetivo de mostrar a las nuevas generaciones el efecto que causan sus poemas, el joven Ricardo González junto a otros artistas creó el proyecto Impresiones & Sensaciones, el c ual define como “un tributo audiovisual que parte de una iniciativa independiente del estudio de arquitectura que dirijo, Managua Lab,  la que buscaba acercar el genio poético de Rubén Darío a los jóvenes, mediante nuevos recursos estéticos de manera que se pudiesen crear nuevos puentes entre el pensamiento y el formato de presentación del mismo”.

La propuesta fue tan exitosa que fue seleccionada para competir en la V Bienal Iberoamericana de Diseño que se desarrollará del 21 al 25 de noviembre en Madrid, España. 

¿Cómo lograste integrar múltiples disciplinas en el proyecto?

Invité a colaborar a alrededor de 20 artistas jóvenes para trabajar en distintas ramas. Fue un grupo diverso en el que hay desde un programador de códigos para generar interactividad, hasta fotógrafos, arquitectos, escritores, gente de vestuario, diseñadores gráficos, ilustradores, animadores de 3D, entre otros.

Al tener esa relación entre ellos y mi equipo, encontramos una serie de elementos que nos permitió hacer una pequeña edición en la que no queríamos poner a Darío como esa figura imponente, inaccesible y demasiado estudiada o clásica, sino presentarlo más sensible, multifacético, sensorial y humano.

¿Con qué textos trabajaron?

Seleccioné ocho textos, de los cuales extraje siete temas. Los escritos que elegí fueron ‘El coloquio de los centauros’, ‘El reino interior’, ‘Carne, celeste carne de mujer’, ‘El extraño caso de la señorita Amelia’, ‘Nocturno’, ‘Ama tu ritmo’, ‘Sinfonía en gris mayor’ y ‘Salutación del optimista’.

De ellos los temas que extrajimos fueron la naturaleza, el erotismo, el ocultismo, la bohemia, la sinestesia, la armonía y la raza.

Yo compartí los temas y los textos. Les dije que aunque no estuvieran familiarizados con la obra de Darío, se enfocaran en cuáles eran sus reacciones.              

Así que cada quien a su manera generó una obra acorde con su formato de trabajo. Luego agarré todas esas obras y las edité para crear toda una sinfonía sensorial que se mapea ante un monumento escultórico poliédrico, que de alguna manera representa las múltiples facetas en la vida y obra de Rubén Darío.

A esa escultura le aplico toda la información visual. Con una de las colaboradoras seleccioné música para darle ritmo a cada una de las piezas y se generó como toda una atmósfera audiovisual, una gran experiencia sensorial.
 
¿Cómo fue la experiencia de trabajar con todos esos artistas? 

Fue increíble y la presentación que tuvimos en el Centro Cultural Norteamericano llenó todas nuestras expectativas. La gente salió fascinada, fue un espectáculo fuera de lo tradicional. No eran postales de Darío, él prácticamente no aparecía, solo teníamos al inicio la máscara mortuoria.   

¿El proyecto lo pensaste con mira en la bienal de Diseño?

Conozco la bienal porque he participado en otras ocasiones. Yo no pensé originalmente en la bienal sino en la juventud nicaragüense, en acercar a Darío y contextualizar que se cumplen los cien años de su muerte y es un buen argumento para transmitir lo que hace sentir el poeta. 

La tradición es que nos sepamos tres o cuatro poemas de ese hombre que vemos como una figura vestida de embajador o de monje, y que nos distancia del hombre que fue con los hombres y mujeres de esta generación. Buscábamos que los jóvenes se deleitaran con Darío y creo que lo cumplimos.      

Vi la oportunidad de la bienal para presentar el proyecto a una mayor audiencia, así que lo envié  y recibimos la grata noticia de haber sido seleccionados para la exposición. El jurado va a determinar qué proyectos son  los más sobresalientes para premiar.

Estamos buscando financiamiento para viajar a la muestra que se realizará en noviembre y que ha tenido mayor espectro, ahora está llegando a más jóvenes. Esto no es una cátedra aleccionadora ni tradicional, es más emotivo y sensorial con tecnología que abarca la interactividad.

¿Quiénes son los otros participantes en esta obra?

Silvanna Castellón, Silvio Balladares, Eugenia Carrión, Ana Chávez, María Delgado, Oscar Duarte, Andrea González, Helena González, Sergio Miranda, Carlos Mario Puentes, Héctor Saavedra, Cristiana Tercero, Erick Vanegas, Alfredo Zúniga, Hugo Zúniga, Johannis Vogel, Mercedes Gutiérrez y Ricardo Wheelock.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus