•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Obligatorio su cumplimiento para los jóvenes entre los 18 y 24 años, se aprobó como Ley del Servicio Militar Patriótico, con fecha 13 de septiembre de 1983. Se calcula que hasta 1990, se movilizaron más de 150,000 jóvenes que debían cumplir dos años bajo el mando del Ejército Popular Sandinista.

El viernes pasado, en el Auditorio Xavier Gorostiaga de la UCA, se presentó la obra titulada ‘Mi voluntad, un testimonio personal’, escrito por Jorge Luis Préndiz Bonilla. Sin pretender protagonismo, en una forma amena y sencilla relata uno de los periodos históricos más trágicos que pasó nuestra juventud, en una guerra de agresión financiada por el gobierno de los Estados Unidos de América.

Tuve la oportunidad de hacer la presentación del libro. Su lectura me provocó muchas motivaciones y recuerdos, ya que no fui extraño a esa etapa, en la que me desempeñaba como vocero militar del EPS. Fue triste que los primeros comunicados reportando la muerte de jóvenes tuvieron nombres y apellidos, en la medida que se intensificó la guerra, los datos se convirtieron en números.

En su libro, Jorge Luis revela las duras condiciones en que vivieron miles de jóvenes nicaragüenses, sintiéndose en condiciones como indigentes, faltos de la más elemental higiene, días sin bañarse, ni lavarse los dientes, ni siquiera peinarse o afeitarse,  sin poderse ver en un espejo que reflejara la imagen de un desconocido, flaco, peludo y barbudo.

Después de 26 años Jorge Luis rescata a una juventud sacrificada y heroica, con la mayor cuota en nuestra historia de muertos, desaparecidos, con jóvenes que salieron del país evadiendo el Servicio Militar. Cuántos lisiados se ven, víctimas vivientes de aquella guerra. Cuántos hombres y mujeres nacieron o crecieron sin el amor de un padre. Ni siquiera se supo dónde quedaron los restos  de los que se dieron por desaparecidos.

Conmueve leer en ‘Mi voluntad’, las vicisitudes y humillaciones de un padre en busca del campamento donde se encuentra el hijo, llevando la comida que con tanto amor preparó la madre. Como se mezcla el hambre con el sentimiento de ingerir algo hecho con cariño, bajo la zozobra de que pueda ser el último bocado que se come, ante el peligro de la actividad enemiga contrarrevolucionaria.

Considero que es una obra de necesaria lectura para que la actual generación de jóvenes conozca y comprenda aquella generación que hace más de 30 años pasó por tantos sacrificios, igual que sus padres y madres. Entender el contexto político y militar que vivió nuestro país, con una agresión que contó con el apoyo de muchos millones de dólares del gobierno norteamericano. 

‘Mi voluntad’ fue publicada por la Editorial Amerrisque, se puede adquirir en la Casa del Libro, frente al viejo estadio de futbol.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus