•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En mayo de este año fue editado, por la Sociedad Nicaragüense de Jóvenes Escritores, el primer poemario de Magda Bello (Masaya, 1976): Memorias dispersas.

En su contratapa, Jorge Eduardo Arellano firma un texto sobre su desafiante voz diáfana.

ESENCIA

“Apasionada y altiva —transcribo—, Magda Bello nos entrega un poemario singular que ha distribuido en tres secciones, de acuerdo con sus elementos eróticos, vivencias entrañables e inquietudes metafísicas. La autorreflexión, por tanto, la asiste”.

Y agrega JEA: “Magda sufre por la tala indiscriminada de nuestros bosques y la denuncia, opta por un mundo verde, por la correlación entre cuerpo y espíritu, por convocar a la memoria dispersa, creando su universo personal”.

Sin lugar a dudas, este poemario es una oda a la flora y fauna de nuestra Nicaragua, es el canto de denuncia contra los crímenes ecológicos que muchos cometen cegados por la ambición.

También es un bello canto hedónico.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus