•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Como un intento válido por sumarse a los homenajes tributados a Rubén Darío por el centenario de su paso a la inmortalidad podemos referirnos al trabajo que realizó, aunque tiene un prólogo poco profundo y tan solo veintidós notas, Francisco Fuster (graduado en la Escuela de Ciencias de la Educación, de la UNAN-Managua, con una tesis sobre Alfonso Cortés). Él editó en Madrid, el año pasado, la Autobiografía de Rubén Darío. No se puede pasar inadvertido el hecho de que La vida de Rubén Darío escrita por él mismo merecía un profundo estudio y una amplia anotación filológica. Cabe resaltar que su texto-base fue la primera edición de Maucci, en Barcelona, 1915, cuyo texto respetó, corrigiendo únicamente lo que parecen evidentes erratas de imprenta. Asimismo, es evidente que en este esfuerzo Fuster prescindió de otras ediciones más autorizadas y lamentablemente llegó a confundir la fecha de nacimiento de Darío: ubicándola el 28 (y no el 18) de enero de 1867. Con todo, valora la autobiografía dariana como “llave maestra que nos permite comprender cómo se las arreglaron durante 49 años los dos Darío: la persona y el personaje; el hombre que vivió siempre en lo cotidiano y el poeta que nunca renunció a la eternidad”. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus