•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una de las características de los estudios culturales es la diversidad de temas de los que se ocupa. Así, temáticas como la campaña contra la anquilostomiasis, infección intestinal causada por un gusano parasitario, desarrollada en Nicaragua bajo el auspicio de la Fundación Rockefeller entre 1915 y 1928; la famosa canción “Managua, Nicaragua”, aparecida durante la llamada política de buena vecindad de los Estados Unidos o los itinerarios de una cultura homosexual urbana en la Managua de finales de los años 60 y mediados de los 70, componen el número doble de la Revista de Historia del Instituto de Historia de Nicaragua y Centroamérica, Universidad Centroamericana (Ihnca-UCA) recientemente publicada.

También son muestra de esta diversidad, artículos que exploran la construcción cultural del enemigo Contra en la década de los 80; las luchas políticas por la memoria que se llevaron a cabo en Nicaragua por el Gobierno sandinista en la década de los ochenta y la  paz y la reconciliación a partir de 1990; las vinculaciones entre las formaciones de la masculinidad, la cultura religiosa y la violencia sexual; el vínculo entre música y la memoria en la producción de la banda nicaragüense Nemi Pipali y su relación con la poesía de Adolfo Beteta; y la presencia digital de los veteranos del Servicio Militar Patriótico (SMP) de Nicaragua en la red social Facebook. Los autores, cuatro mujeres y cuatro hombres, fueron estudiantes del programa de maestría en Estudios Culturales, con énfasis en memoria, cultura, ciudadanía del Ihnca-UCA.

Los trabajos elaborados dan cuenta del potencial que ofrecen los estudios culturales como una práctica académica transdisciplinar. En concreto, este número, que recibe el título Pasado/Presente: intervenciones culturales, permite analizar desde una nueva mirada procesos históricos nicaragüenses en los siglos XX y XXI.  El orden que siguen los escritos es cronológico. Arranca con el siglo XX y el artículo de Ligia Peña, La representación del “otro” en los informes del Departamento de Uncinariasis de la fundación Rockefeller en Nicaragua, 1915-1928. En el texto la autora explora las representaciones del “Otro” en los informes del Departamento de Uncinariasis, entidad rectora de la campaña de erradicación contra la anquilostomiasis desarrollada en Nicaragua bajo el auspicio de la fundación Rockefeller entre 1915 y 1928.

La tesis que desarrolla Peña es que la llegada de la cooperación médica de esta fundación al país marcó el inicio de la americanización de la salud pública nacional. Por ello examina las políticas de cooperación médica como intervenciones culturales que promovieron cambios en los hábitos higiénicos y en los modelos sanitarios del país. Uno de los aspectos más sugerentes del trabajo de Peña radica en llamar la atención sobre las funciones del discurso y la cooperación médica en la historia del racismo. Su análisis muestra que el modelo de cultura higiénica impulsado por la fundación Rockefeller se sirvió de clasificaciones raciales y de la posición de rezago y atraso que las poblaciones indígenas tienen en las mismas, como argumento justificador de la necesidad de un cambio de cultura higiénica. Por ello Peña habla de la cooperación médica como cruzada civilizadora. Su trabajo nos recuerda que el análisis crítico de la construcción y administración de la diferencia racial en relación a distintos campos del saber –el médico e higiénico en su caso– constituye uno de los tópicos más significativos para los Estudios Culturales Latinoamericanos.

El siguiente trabajo, de Camilo Antillón, “Managua, Nicaragua is a beautiful town”. Discurso colonial sobre Centroamérica en la música popular estadounidense, es un análisis de la popular canción “Managua, Nicaragua”, escrita en 1946, y que apareció durante la llamada ‘política de buena vecindad’ de los Estados Unidos. Antillón discute los acoplamientos entre política, cultura y mercado en la construcción de un discurso colonial que presenta a Latinoamérica como un territorio conquistable y que justifica el imperialismo estadounidense.  Ciudad, memoria y sexualidad, cartografía de homosocialización, espacios en fuga, Managua, 1968-1975, de David Rocha, interroga la producción de otredades a nivel local y sus intersecciones con el espacio urbano y la memoria.

Rocha explora los itinerarios de una cultura homosexual urbana, las relaciones entre los sujetos/usuarios y las representaciones de estos en los archivos de memorias dominantes de la ciudad. La tesis central de su trabajo es que antes del terremoto de 1972 había una cultura urbana homosexual en Managua que intersectó sujetos y espacios. La dictadura somocista construyó un discurso que criminalizaba los espacios de homosocialización y al sujeto/usuario de los mismos. El terremoto de 1972 fracturó esta cultura urbana homosexual y, en consecuencia, tanto los espacios de homosocialización como las formas de relacionamiento cambiaron. Tanto la temática de estudio como los recursos analíticos de la investigación de Rocha resultan muy novedosos en el campo académico nicaragüense, y dan cuenta de la preocupación transdisciplinar en torno a los cruces entre género, memoria y espacialidades.

 El trabajo de Irene Agudelo se interesa por la construcción cultural del enemigo Contra. Su artículo Construir el enemigo: contras, guardias genocidas, mercenarios y piricuacos, analiza las operaciones discursivas a partir de las cuales se construyó la imagen de enemigo contrarrevolucionario divulgada por el discurso oficial sandinista a través del diario Barricada durante la década de los 80. Sin negar la materialidad de la guerra, y sus particularidades, Agudelo se concentra en examinar la utilidad de la construcción de la figura del enemigo en los contextos de guerra y, sobre todo, cómo esa construcción política y cultural se mantiene hasta el presente en los ejercicios de memoria. De este trabajo, la autora extiende el reto de pensar y reflexionar sobre el pasado de la guerra más allá de las bipolaridades fundantes, y hacer ejercicios que reconozcan el carácter plural de las memorias como condición de democratización y justicia de una sociedad, en este caso la sociedad nicaragüense. 

El artículo de Margarita Vannini, Las políticas públicas de la memoria en Nicaragua, 1979-2016, presenta las luchas políticas por la memoria que se llevaron a cabo en Nicaragua en tres períodos de la historia reciente del país: las políticas de memoria promovidas por el Gobierno revolucionario sandinista en la década de los 80; los gestos de borradura y eliminación de las memorias del sandinismo a partir de 1990, y las políticas emprendidas a partir del regreso del Frente Sandinista de Liberación nacional al poder en 2006. Al respecto señala la reinvención de las políticas públicas de memoria y su colonización de los espacios públicos.

Los cruces significativos entre las formaciones de la masculinidad, la cultura religiosa y la violencia sexual es el tema que explora el artículo de Abbie Fields, Cruces perversos, masculinidad, religiosidad y violencia sexual. Su caso de estudio es el de Marco Dessi, un sacerdote católico italiano que trabajó en Nicaragua por más de 30 años. La observación de Fields es que, a pesar de haber sido condenado por abusar repetidamente de niños y adolescentes, y de haber sido incluso retirado por la Iglesia católica, el discurso público nicaragüense no validó socialmente su condena.

La ausencia de una sanción social hacia Dessi llevó a Fields a preguntarse cómo tal cosa es posible. Su análisis se concentra en ver cómo el discurso público convierte al victimario en víctima, y a las víctimas en victimarios, atacándolos de inmoralidad y corrupción. En el texto la autora nos dice que si bien las víctimas eran niños indefensos en el momento del abuso, por ser hombres al momento de la denuncia, ya no fueron percibidos como inocentes. Para Fields, estas conversiones y la tolerancia social solamente pueden explicarse por los cruces perversos entre el canon masculino dominante, la cultura religiosa y sus influencias sobre la violencia sexual. La autora postula que Dessi es un ejemplo de quien encarna la masculinidad privilegiada y de poder de la nación católica. 

El trabajo de Antonio Monte “Notas y Letras”: Música de la ciudad en fuga / Poesía transmigratoria, recurre y se apoya en los marcos teóricos de los estudios de memoria y de los estudios culturales para pensar acerca de la producción musical nicaragüense contemporánea, en específico, la banda nicaragüense Nemi Pipali y su relación con la poesía de Adolfo Beteta. Monte postula a la ciudad de Managua como el punto de contacto entre ambas expresiones artísticas, música y poesía.

Esta lectura transdisciplinar permite proponer las músicas como marcos sociales de la memoria performativa, trasmitidos por los sonidos presentes en la ciudad híbrida de Managua, y su lectura transcultural por parte del sujeto migrante y heterogéneo que se desplaza y desdobla entre el centro y la periferia. Monte identifica las colaboraciones entre la banda y el poeta en dos puntos: los marcos sociales de la memoria imbricados en las situaciones límites de la vida en Managua y la contextualización de las experiencias de la banda y el poeta mediante los conceptos de hibridez, heterogeneidad y transculturación. 

Aquí están los cachorros de Sandino. La presencia virtual de desmovilizados del Servicio Militar Patriótico en Facebook es el artículo de Luis Kliche. En él analiza la presencia digital de los veteranos del Servicio Militar Patriótico (SMP) de Nicaragua en la red social Facebook. El trasfondo de este texto es la guerra de los 80, la que representa uno de los eventos más significativos para la generación nacida durante la década de los 60 en Nicaragua.

Se calcula en 149,000 el número de jóvenes que fueron movilizados a los frentes de guerra. El análisis de Kliche se concentra en tres perfiles de Facebook de desmovilizados del SMP. En cada uno de ellos examina el comportamiento y las tendencias. Identifica similitudes, diferencias y posicionamientos ante la situación política actual del país. La hipótesis de Kliche es que existe una relación entre la ausencia de monumentos para las víctimas de la guerra civil de la década de los 80, la muy deficiente reivindicación que los diferentes Gobiernos han brindado a los veteranos de guerra y la dinámica actividad virtual de estos en las redes sociales. Todo indica que las redes sociales juegan un rol significativo en la socialización y preservación de vínculos afectivos y políticos. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus