•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

       
                          FUERA DE SERVICIO
Últimamente, quiero decir, cuando voy por las calles o la vida
Cuando me detengo en las esquinas: semáforos ROJO
                                                                                    VERDE 
                                                                                    AMARILLO
Cuando atravieso el parque con unas fuentes sucias, densas de lama.
Me siento el pecho como de cuero curtido de  res
 Incapacitada de recostar a alguien sobre el tórax 
Yo  que fui hombre de lágrimas
Siento seco los ojos y los párpados hirientes
Si me acuerdo de algún poema es para olvidarlo,
 acaso  memorizo algún verso
Ya no me mueve ni Dios para  quererlo por el infierno que
            Me tiene prometido… 

        Me siento como un taxi 
           En cuyo vidrio delantero dice:
                             

FUERA DE SERVICIO

Siento los labios, yo que fui tan dado a los besos, secos y rajados
No sé porque cuando me encontraste al borde de mi cama
Como al filo de mi fosa
Me volviste a la vida, 
Me hubieras empujado
Para quedar 
       

FUERA  SERVICIO

Soy un taxi oxidado en un predio de desarme, vidrios rotos
                                             

FUERA DE SERVICIO
Sé que cosa es el Amor, el Bien,  la Belleza
 Los reconozco, pero no quiero alzar los ojos para verlos.
                     

  FUERA DE SERVICIO

 

 CONTRA EL ACOSO CALLEJERO


Principalmente por la Gran Vía
Por Princesa
Por el  Santiago Bernabéu 
                                       esquina con Válgame Dios
Pellizcan a las muchachas que pasan
Como garzas en sandalias raudas y en Short
                                                      La agitada melena  en la frente
Al compás de  la áurea cabellera lisa
Cualquier señorito o gamberro  pellizca sus nalgas
De tal manera que cuando llegan a su piso y se desvisten
                                               Sus tersas posaderas están moradas
El vientre, el diafragma morado
El  hombro desnudo
Con unos cardenales casi hasta Las  mamas 
                                                           cerca del pezón
                                La paleta como un ala pequeña,
parecen  que las constelaciones del firmamento de la tez
se han apagado
                                                                              veloz  la estrella fugaz
                  lejano un opaco lucero
No, que no se oscurezcan las cúpulas altísimas del  cielo
No, que no se manchen las combas claras
Capitanes generales, guerreros, conquistadores
Hay que organizar una cruzada contra el abuso callejero
                                  No pellizcar las nalgas
para que no alcen vuelo las garzas
                                 De la Gran Vía  de Princesa
                                 ¡Válgame Dios!
Cómo se pellizcan las caderas de  
                                 De las muchachas en España
 
Madrid, primavera de 1972 


 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus