•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En los años mil quinientos,
desde España, el dominio de ese tiempo,
vino hasta aquí una Señora
para ser Madre y Patrona
de este territorio inmenso.

De Teresa de Ahumada,
la Doctora de la Iglesia,
fue una prenda muy preciada;
pero su amor lo traía dirigido a estas tierras,
tan humildes y sencillas
pero de gran corazón.

A Nicaragua escogió, exactamente a El Viejo,
para vivir para siempre en esta tierra de fuego.
Por El Realejo entró a tierra nicaragüense
y hasta El Viejo llegó
para cumplir su misión
y ser la amada Patrona
de esta  hermosa  nación.

Su historia de amor inmenso
data desde muy antiguo,
y en su manto nos presenta
algunas de sus proezas
alcanzadas a nosotros
por su medio, de su Hijo.

Nuestra Intercesora eres 
ante tu Divino Hijo
y nos guías con ternura
como verdadera Madre
para alcanzar al final
la verdadera vida que no termina jamás.

Los hijos de nuestros hijos
tus victorias cantarán,
tus gracias exaltarán,
pues eres en nuestra vida
motivo de la alegría,
refugio de nuestras penas,
el compendio del amor.

¡Oh Madre, la más amada
por este pueblo sufrido!
cuyo corazón reboza henchido de amor por ti.
diciembre hemos escogido,
para cantarte tus glorias;
¡Oh Madre pues nuestra historia,
arraigada está a Ti!

Seis, siete y ocho del mes de diciembre,
son fechas que un nica no debe olvidar
son días muy lindos, muy conmovedores,
donde celebramos con mucha alegría,
la excelsa y limpia Concepción
de nuestra madre, La Santísima Virgen María.

¿Qué causa tanta alegría?
¡La Concepción de María!

María del Rosario Bustos Balmaceda
 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus