•  |
  •  |

Imágenes que revelan mucho de lo que su alma busca en otros seres humanos conforman gran parte del trabajo que nutre el portafolio de Suyen Torres, una joven fotógrafa que llegó a ese oficio que hoy la atrapa caminando por los senderos de la curiosidad.

Mercadóloga de profesión y creyente en que una fotografía es el mejor amigo de la memoria, Torres adquirió una cámara digital y empezó a capturar imágenes.

Esta afición la compartía con su hermana; sin embargo, fue ella la que quedó prisionera en la telaraña de colores, luz, escenario e imagen, al punto que sintió la necesidad de explorar más allá de esa inclinación hasta convertir la fotografía en su nuevo desafío académico.

Torres viajó a Argentina para estudiar composición y fotografía publicitaria, y desde entonces dice que ama la fotografía porque la ha ayudado a visualizar los detalles que muchas veces se pasan por alto.

“La luz y las formas se perciben diferentes cuando se captan a través de la cámara. Me emociona muchísimo cuando puedo entrar en un espacio donde siento que todo fluye, por eso, mis mejores fotos son cuando se mezclan los elementos de iluminación, composición, mensaje y sustancia”, reveló. 

Explorando posibilidades

Pasar de la afición a la profesión ha sido un proceso de metamorfosis paulatina. Torres inició vinculando sus conocimientos como mercadóloga con la pasión por la imagen en la fotografía publicitaria.

El siguiente peldaño la llevó a fotografiar retratos de personas que no se podrían considerar modelos por no ajustarse a los cánones de belleza, algo que afirma le llena mucho, porque siente que le permite “encontrar lo bello donde mucha gente no lo ve”. “Me encanta porque esas personas me dejan entrar en un espacio muy íntimo, donde la comodidad y la alegría se tienen que compartir”, detalla.

En la actualidad su lente está sesgado hacia la comida, inclinación que justifica diciendo que desde pequeña le ha encantado el arte culinario, pero sobre todo le atrae experimentar sabores extraños, así como las diferentes culturas y los colores que tiene cada alimento. Además asegura que cada día le gustan más las frutas, por sus colores y propiedades.

Hacia un nuevo mercado

Después de ser la fotógrafa oficial de grandes campañas publicitarias de las más grandes marcas del país, de desempeñarse como fotógrafa en revistas y de forjar una trayectoria exitosa, Suyen Torres cambiará drásticamente su vida. “En enero me voy de Nicaragua para casarme con un hombre que amo como persona y que admiro mucho. Voy a extrañar a mi gente, pero llevo grandes lecciones conmigo. Ahora estoy agarrando fortaleza para empezar a trabajar desde cero y seguir haciendo lo que amo”, apuntó.

Su destino es Estados Unidos y está consciente  de que se enfrentará a un mercado más competitivo, pero también confía en su talento para poder abrirse paso.

 

En breve...

“Para mi trabajo tengo un montón de chunches. Llevo lo que necesito aunque tenga que hacer mil vueltas para cargarlo. Cuando estoy en las sesiones no le pongo mucha mente a cuánto cargo, porque siempre estoy pendiente de tener cerquita las cosas más significativas para mí y las que me ayudan a hacer mejor mi trabajo. Amo jugar con la luz, recurrir a texturas viejas y  encontrar el punto de equilibrio entre la composición y la persona”.

 

 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus