•   Madrid, España  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La ingesta de leche, así como de sus derivados lácteos dentro de las cantidades diarias recomendadas, supone la consecución de un balance nutricional que repercute de forma positiva en la salud y el bienestar de los seres humanos.

Este alimento básico contiene unas propiedades nutricionales distintas a las de otras bebidas de origen vegetal. Este planteamiento se recoge en un informe presentado por la Fundación Española de Nutrición (FEN) y la Fundación Iberoamericana de Nutrición (Finut).

El documento detalla que más del 70% de la población no cubre las ingestas recomendadas de calcio, un mineral clave para el desarrollo y el fortalecimiento de los huesos, y apenas el 20% de la población española cubre las cantidades diarias recomendadas de ácidos grasos omega-3, esenciales, entre otras cosas, para el mantenimiento de una buena salud cardiovascular y un correcto desarrollo del sistema nervioso y cognitivo.

En este sentido, el presidente de la FEN y catedrático de nutrición y bromatología de la Universidad CEU San Pablo, Gregorio Varela ha afirmado, al dar a conocer este trabajo, que el consumo recomendado se sitúa en torno a 2-4 raciones diarias de leche y de sus derivados lácteos, lo que equivale a entre 2 y 4 vasos.

De acuerdo con los profesores, a través de diversos estudios se ha constatado que en las etapas en las que la población ha incrementado la toma de leche se confirma la mejoría del estado de salud, así como el aumento de la estatura.

La riqueza de la leche

La leche, al contrario que otras bebidas derivadas de vegetales, presenta una variedad nutricional muy rica porque contiene calcio, fósforo, magnesio, cinc, yodo, selenio y vitaminas A, D y del complejo B; presenta una cantidad muy alta de vitamina B 12.

Además Efla lactosa es el azúcar de la leche y se comporta como un hidrato de carbono que genera energía, ejerciendo un efecto beneficioso en la absorción intestinal de calcio y magnesio.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus