•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El doctor Erasmo Antonio Martínez Rivas ama sus raíces. Aunque nació en Managua, afirma que su corazón es norteño, pues su mamá nació en Sébaco, Matagalpa, y su papá  es de Jinotega.

Formado en el Colegio Alemán Nicaragüense gracias al sacrificio de sus padres, según indicó. Se graduó como doctor en  la Universidad Nacional Autónoma de Managua (UNAN-Managua) y realizó especialización en pediatría en el antiguo hospital materno infantil Dr. Fernando Vélez Paiz. Posteriormente tuvo diplomados en farmacología clínica farmacoepidemiología.

Su vida la reparte entre el trabajo y la familia. Labora como  pediatra asistencial en el hospital militar escuela Dr. Alejandro Dávila Bolaños desde hace ocho años. Apoya en la docencia de los estudiantes de pregrado del cuarto y quinto año de medicina y es coordinador de los residentes de pediatría de primer año. Cuando en el hospital no se encuentra está en su casa, pues afirma le gusta pasar tiempo con su esposa y sus tres hijos.

Es aficionado a leer, a tocar y escuchar música.  Además del español como lengua materna, habla alemán, inglés, italiano y un poco de francés. Participará como invitado en la 39 Conferencia Anual de Neonatología Bancalari 2015, en Miami (EE.UU.).

¿En qué momento decidió dedicarse a su especialidad?

Desde que ingresé a la carrera de medicina, sabía que quería estudiar pediatría. Aunque de niño solía decir que iba a ser cantante, luego bombero o veterinario, opté finalmente por ser médico. Tomé esta decisión luego que estuve ingresado durante unos tres meses compartidos entre el hospital Alemán Nicaragüense y el hospital Antonio Lenín Fonseca, por un episodio de fiebre sin foco aparente. Como paciente adolescente en ese entonces logré notar la carencia de recursos materiales y humanos en los hospitales, y sentí la necesidad de estudiar medicina para poder ayudar a las demás personas a recuperar la salud y a superar sus dolencias.

¿Por qué eligió trabajar con niños?

En lo personal, siento una gran responsabilidad y gratificación el trabajar con niños. A su vez, me hago la analogía de un jardinero que cuida a las más bellas rosas y los frutos que Dios planta aquí en la tierra.

De los niños y las niñas, admiro las energías y las ganas de salir adelante aun cuando están muy enfermos. Me sorprende notar su gran capacidad de adaptación a las situaciones adversas y aún hoy me maravillo con el nacimiento de un bebé o de ser partícipe de su crecimiento y desarrollo. Esas son las principales razones por las que decidí especializarme en pediatría.

¿Qué es lo que más le gusta de su carrera?

Ver  la sonrisa del niño y de sus padres una vez que se recupera de alguna enfermedad o dolencia.

¿Tiene alguna experiencia en particular que lo haya marcado como profesional?

Logré hacer una pasantía voluntaria de tres meses en el hospital Giannina Gaslini, en Génova, Italia, que es considerado el mejor hospital de niños en Europa. Me marcó el apreciar la diferencia en la tasa de natalidad y en la pirámide poblacional entre los países en vías de desarrollo como el nuestro y aquellos países desarrollados.

También el notar la diferencia en relación a las enfermedades prevalentes en la niñez, dada principalmente por el mejor nivel socioeconómico que se goza en esos países. Aunque hay diferencias obvias en las instalaciones e insumos médicos en la atención en salud entre los países desarrollados y aquellos en vías de desarrollo, reconocí que la diferencia principal no está en la “materia gris”, sino en la actitud que uno como profesional de la salud toma ante las distintas situaciones cotidianas. Pienso que donde estamos más distanciados es en la capacidad de investigación en salud, ya que los países en desarrollo por lo general aportamos muy poco a la generación de nuevos conocimientos en la literatura médica mundial.

¿Aspira a algo más como profesional?

Actualmente en el plano profesional me siento satisfecho con mi labor como pediatra, aunque sí me gustaría ver funcionar un colegio de médicos en Nicaragua.

  • 3 hijos tiene el doctor.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus