•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¿Qué me dirían si les digo que todo lo que les han dicho acerca de las dietas es mentira? ¿Qué me dirían si les digo que comer “saludable” no tiene que ser aburrido? ¿Y qué me dirían si les digo que conozco un excelente truco que les ayudará a mantener su dieta por siempre? Probablemente tengan un poco de escepticismo, pero si mantienen una mente abierta les explico.

La clave de mantener una dieta exitosa es la flexibilidad. No, no la de los gimnastas, sino una mentalidad flexible. La habilidad de entender y apreciar que no todos los días van a ser perfectos y que eso está bien. No solo está bien, lo más probable es que sea beneficioso a largo plazo. Verán, una dieta exitosa no es una carrera de 100 metros, es más como un maratón. Si uno es demasiado estricto con su dieta al punto donde controla todos los aspectos de su vida, una de dos cosas van a ocurrir; usted fracasará una y otra vez o tendrá una vida miserable.

Por otro lado, si usted aprende a ser flexible, alguien que incorpora la nutrición a su vida y no lo opuesto, donde trata de incorporar la vida a la nutrición, entonces tendrá éxito a largo plazo. Pero ¿cómo te conviertes en una persona flexible con su dieta? Práctica, mucha y mucha práctica. Y como todo aquello que vale la pena, “pegarla” a la primera probablemente no será un hecho, tomará mucha prueba y error. En este proceso de prueba y error, también necesitas crear la mentalidad adecuada. Se trata de entender y aprender a cómo ver la nutrición, tus opciones y hábitos de tal manera que facilite un progreso continuo.

Y este es “el truco”, el componente más importante, la consistencia. No significa perfección todo el tiempo, sino esfuerzo consistente la mayor parte del tiempo. No seas de la persona que piensa que porque alimentarse mal en una comida toda su dieta se vino al piso. Por ejemplo, si te antojaste de una dona y te la comes, quedas satisfecho y listo. No es necesario arruinar todo tu esfuerzo, en el siguiente tiempo retomas tu plan alimenticio. Según ese ejemplo estás hablando de 200 a 400 calorías, no es el fin del mundo, déjalo ir. Seguí tu plan de manera consistente y los resultados vendrán y tu lucidez no se perderá. Ojo, esto no es lo mismo al plan de muchos de me porto bien de lunes a viernes y los fines de semana no perdono. La consistencia te permite dar un gusto de vez en cuando, pero si ya es algo de diario, entonces tienes que revisar tu plan alimenticio para analizar qué le está haciendo falta para que tengas que recurrir a esos alimentos fuera de tu plan nutricional. No existe la dieta perfecta, por eso aunque me digas, “es que vos nunca me has visto comer”, no hay manera de fracasar si eres consistente.

* Entrenador de Crossift Nivel 1, de kettebells y Fitclub Nicaragua

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus