•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¿Es usted de esas personas que siempre intenta que los demás estén contentos, aunque para ello tenga que renunciar a sus propias necesidades? Si la respuesta es positiva entonces debe tener sumo cuidado, porque eso puede generarle ansiedad y tristeza, dado que su vida se complica por estar pendiente de los asuntos y problemas de los demás.

“Aprender a defender tus prioridades” es el primer paso para decir “no”, señala la psicóloga clínica Ledia Gutiérrez, porque de fondo se encuentra una creencia irracional: “Si no agradamos a los demás o no hacemos lo que nos piden, nos rechazarán o dejarán de apreciarnos”. De acuerdo con la especialista, la asertividad es el segundo elemento que se necesita para tener la capacidad de confiar y tener seguridad en nosotros mismos.

Por su parte, Antonio Aburto, especialista en psicología de la clínica San Juan, refiere que el negarse en algunas ocasiones no tiene nada que ver con ser una persona egoísta que ignore las necesidades de los demás, sino que por el contrario se trata de una persona que sabe encontrar un equilibrio entre dos extremos igual de malos: el decir siempre que sí y el decir siempre que no. “A todos nos gusta que nos aprueben, pero no podemos depender de ello para ser felices. Nunca podremos actuar de manera que todos estén satisfechos”, comenta el experto.

Defienda su espacio

Si usted no es capaz de defender su propio espacio, o cede constantemente a las necesidades o solicitudes de los demás, es posible que perciba una mayor calma con el resto de las personas; aunque el ser complaciente a veces solo trae consigo sensaciones de tristeza, aumento de ansiedad y daño en la autoestima, coinciden los especialistas.

Por otro lado, las personas deben olvidar el miedo y la sensación de sentirse culpables cuando se niegan ante una situación determinada. Los psicólogos aconsejan que el miedo debe ser superado mediante el enfrentamiento de aquella situación que realmente asusta; mientras que la culpa puede ser sanada si se tienen bien claros los fundamentos del porqué se tomó esa decisión.

"No esperes el momento ideal para romper con esta rutina, porque nunca llegará. Lo mejor es que cambies de actitud y protejas tus prioridades frente a los demás, por lo que desde hoy puedes comenzar a decir ‘no’”, refiere el psicólogo Antonio Aburto, quien propone liberarse de las cargas emocionales.

  • Las personas poco asertivas tienen miedo al rechazo y carecen de afirmación en sus propias ideas.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus