•  |
  •  |

La “pulpa” de un diente no puede ser vista a simple vista, dado que esta se encuentra en el centro de cada diente y se compone de nervios, tejidos y muchos vasos sanguíneos, que funcionan para canalizar los nutrientes vitales y oxígeno. Así pues, cuando los niños pequeños son propensos a la caries dental, como consecuencia de ello podrían terminar perdiendo los dientes de leche mucho antes de lo que deberían, según explica la odontopediatra Gabriela Nidome Rocha.

De esta manera, la especialista refiere que la pulpa puede ser lastimada de varias formas, presentándose este tipo de caso más a menudo en los niños, en quienes esta afectación es producida por la caries dental o por una exposición pulpar traumática, que puede ser muy dolorosa.

Terapia pulpar
La terapia pulpar en Odontopediatría es conocida por varios nombres, como: endodoncia, pulpotomía, pulpectomía o por tratamiento del nervio. De acuerdo con la odontóloga Claudia Galo, esta terapia trata sobre la eliminación parcial del nervio del diente expuesto a la caries dental seguido por la colocación de una base adecuada para sellar el área del nervio antes de colocar una restauración dental. Para hacer una pulpotomía, el paciente primero se le aplicará anestesia local y luego el procedimiento pulpotomía tomará de diez a quince minutos.

El objetivo principal de la terapia pulpar es tratar, restaurar y salvar el diente afectado. Pero, ¿cuándo se debe realizar este procedimiento?, según las especialistas, es importante prestar atención a los dientes cuando en ellos se detecta una cavidad profunda cerca del nervio para evitar que el niño tenga un dolor de muelas en el futuro. También, es necesario recurrir a esta terapia cuando los niños sienten cierto grado de incomodidad en el desarrollo de las cavidades profundas de sus dientes que pueden afectar los nervios.

La odontopediatra Gabriela Nidome manifiesta que “como padre es importante saber que las inflamaciones en la cámara pulpar se producen en los niños pequeños que afectan sus dientes de leche”. De esta forma, la especialista expresa que el niño puede padecer de mal humor o bien, si tienen la edad suficiente, ellos se podrán quejar e informarle que su diente le duele, por lo que es necesario abordar esta inflamación para prevenir la infección y salvar el diente.

Diagnóstico
Las infecciones se identifican fácilmente, ya que el daño a la pulpa se hace visible cuando se forma un absceso o bolsa de pus en la punta de la raíz del diente. En algunos casos, se puede necesitar una radiografía para ver la infección. No obstante, la tasa de éxito es alta y también es algo que se puede hacer en conjunción con otros procedimientos si el paciente lo necesita. Por último, para el cuidado del niño recuerde que los alimentos suaves y fáciles de masticar deben ser su dieta de 24 a 36 horas.

Tratar el nervio de una muela de leche no interfiere en absoluto con la futura muela definitiva, ya que cada una tiene su nervio”. Gabriela Nidome, Odontopediatra.

  • Los dentistas pediátricos realizan terapia pulpar en los dientes primarios (de leche) y los dientes permanentes.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus