•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El descanso es una parte fundamental del entrenamiento y acondicionamiento físico, ya que es durante ese período que el organismo repone el desgaste sufrido en el ejercicio, de manera que fortalece los músculos para prevenir futuras lesiones, según expone Karla García, médico general. 

“En el ejercicio, los músculos se desgastan y producen microrroturas fibrilares que se recuperan con el descanso”, aseveró.

¿Cuánto descanso es necesario?

“Esto depende del entrenamiento”, expresa Renzo Sánchez, entrenador personal del gimnasio Santa Inés. 

Asimismo, refiere  que en los deportistas profesionales el umbral de entrenamiento es más alto y no necesitan tanto descanso como los amateurs, debido a que es suficiente con algunos descansos activos. 

Sin embargo, considera que las personas comunes aunque estén entrenadas, necesitan un descanso de entre 48 y 72 horas de cada grupo muscular antes de volver a trabajarlo. Es decir, que cuando se realiza trabajo de fuerza (con peso), debe esperarse el tiempo indicado antes de volver a ejercitar la misma zona. 

En ese tiempo, según el experto, mientras se descansa un grupo, lo conveniente es trabajar otro. Cuando se trata solo de entrenamiento aeróbico, con un descanso de 24 horas entre una sesión de entrenamiento y otra es suficiente. A la vez, es muy importante, además, pasar de la fase de reposo al entrenamiento y posterior reposo de forma progresiva y gradual, nunca de forma brusca. En este sentido cobra gran relevancia el calentamiento previo y el estiramiento posterior al ejercicio.

El descanso activo

Se trata de un tipo de descanso que se encuentra entre el reposo total y el entrenamiento. La idea es realizar una actividad física suave de menor intensidad a la que se realiza regularmente, con el fin de mantener activo el metabolismo. Una caminata de 45 minutos, andar en bicicleta, nadar o realizar una carrera ligera de 20 minutos, son ejemplos de actividades físicas que recomienda el entrenador que bien puedes realizar los fines de semana o en días, que por diversas razones no dispones de mucha energía para entrenarte.

El sueño

Por su parte, el sueño reparador es fundamental para la recuperación muscular posterior al entrenamiento. De esta manera, las siete u ocho horas de sueño, son sumamente necesarias para que el cuerpo asimile los cambios y para que los músculos se regeneren. A la vez, el entrenador manifiesta que también es importante evitar el ejercicio físico unas horas antes de ir a la cama, para que no se produzca insomnio ni se dificulte conciliar el sueño.

24 horas de descanso hay que tomar entre una sesión de aeróbico y otra.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus