•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En los últimos cuarenta años varios estudios norteamericanos han demostrado que las mujeres sufren más disfunciones sexuales que los hombres. La investigación "La frecuencia de las disfunciones sexuales en parejas normales" (1978), de los especialistas E. Frank, C. Anderson y D. Rubinstein, establecía una prevalencia de problemas sexuales en parejas, de un 40% para los varones y un 60% para las mujeres.

Otros doctores como David Nathan, que durante la década del ochenta evaluó la frecuencia con la que se presentan estas complejidades en las parejas, ubicaba el problema entre del 1 al 15% en hombres y del 1 al 35% en mujeres.

Mayor número de disfunciones

Por su parte, en 1990, I. P. Spector y M. P. Carey encontraron una prevalencia del 4 al 10% de la población, y al final de la década, E. O. Laumann, A. Paik y R. C. Rosen fijaron una preeminencia del 31% para los hombres y 43% para las mujeres, de acuerdo con la Guía de Buena Práctica Clínica en disfunciones sexuales del Ministerio de Sanidad de España, publicada en 2004.

Para la psicóloga y miembro de la organización española Actio-Psicología Aplicada, Raquel de Laorden, estas cifras no distan mucho de las actuales. Según la especialista, "el 43% de la mujeres sufren algún trastorno sexual, por un 35% de los hombres".
Sin embargo, muchas féminas todavía no conocen esta realidad. Creen, erróneamente, que las disfunciones de este tipo solamente afectan a la población masculina.

Palabras como vaginismo, constricción involuntaria de los músculos de los genitales femeninos al intentar el coito, o dispareunia, dolor genital recurrente asociado con la relación sexual, siguen siendo extrañas para muchas mujeres. "La falta de conocimiento sobre este tipo de temas facilita que se produzcan estos trastornos", comenta la médica y miembro de la Asociación de Especialistas en Sexología, Ana Belén Romero.

¿Por qué la población femenina continúa escondiendo este tipo de disfunciones cuando se ha establecido que la salud sexual es parte integral de la vida humana?

A modo de ejemplo, existe una escena de la serie de televisión norteamericana “Orange is the new black” que ilustra la razón de esta dificultad. En medio de una conversación, una de las carcelarias se percata de lo poco que conoce sus genitales. No sabe cuál es su verdadera apariencia, ni cómo funcionan, lo que la lleva a indagar sus partes íntimas con la ayuda de un espejo.

Este caso, si bien forma parte de la ficción, es más común de lo que parece. De Laorden apunta que "muchas mujeres desconocen su propio cuerpo y sus genitales, en concreto la función del clítoris".

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus