Franco Guzmán
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una gran parte del éxito, al trazar una meta, está ligada al entendimiento de que esperar así como el tiempo que tomará alcanzar tus objetivos, la persona que tiene como meta la pérdida de grasa no es exenta de esto. Demasiadas veces la gente inicia una dieta o programa de entrenamiento esperando resultados milagrosos en quince días. Lamentablemente no es así como funciona.

Puede tomar un mes, meses o hasta un año para lograr la composición corporal que se busca. El poner expectativas realistas te retará para alcanzar tus objetivos y también te ayudará a mantenerte motivada, porque tus metas son alcanzables.

Una persona que aún no puede hacer sentadillas con 135 libras, no debería de proponerse como meta levantar 225 libras en dos meses, esto es poco realista, lo cual llevará a la persona a desanimarse. Una mejor meta para esta persona sería dominar 135 libras y luego pensar en 150 o 160 libras. Las metas exageradas no te motivarán a trabajar más duro, comer mejor, etc. Aunque uno debe retarse, es importante entender la diferencia entre un objetivo retador, que es alcanzable, y uno que es poco creíble.

Especialmente para la pérdida de grasa, el establecer un entendimiento claro de lo que es posible, es importante para su éxito a largo plazo. Si es una persona con un alto porcentaje de grasa, 20-25% en hombres, de 27% para arriba en mujeres, no verán su abdomen después de un mes de dieta, es posible que ni después de tres meses. Sin embargo, si su entrenamiento y nutrición están alineados habrá perdido una cantidad significativa de grasa en ese tiempo.

Tu punto de partida siempre va a importar. Esto significa que posiblemente requieras de un par de macrociclos de dieta para llegar a tu destino final. Tome en consideración que el rango de pérdida de grasa debería ser en promedio de 1-2 libras en un hombre y de 0.5-1 libra en mujeres por semana. Léalo de nuevo, “por semana”. Por ende, si es una mujer que quiere perder 30 libras, posiblemente le tome 30 semanas lograrlo. Que esto no lo desanime, tampoco estoy diciendo que uno no puede perder más por semana, pero los estudios indican que estas son las cantidades ideales para poder preservar masa muscular. Perder grasa y mantener sus músculos es la prioridad, esto significa que debemos apuntar a una pérdida de peso más lenta. Si tratase de perder esas mismas 30 libras en un mes, perdería una buena cantidad de tejidos musculares.

Entienda que mientras más grasa corporal usted pierde, más difícil será continuar perdiendo grasa corporal. Cuando hay exceso, es más fácil perderla en un lapso de 3 meses. En la medida que va bajando y tiene menos grasa que perder el cuerpo tratará de mantener sus niveles de grasa, lo cual hace más difícil seguirse deshaciendo de ella. Esto es como un fisicoculturista que tiene grandes cantidades de músculo, el agregar más masa muscular se convierte en una tarea difícil. Esto aplica para la pérdida de grasa, en la medida que uno pierde grasa corporal más difícil se torna seguir perdiéndola.

Es por eso importante estar claro de dónde estoy, cuál es mi punto de partida, hacia dónde quiero llegar y trazar un plan realista que me ayude a lograrlo entendiendo que el progreso no es linear. Nada será perfecto, puede que pierda una sesión de entrenamiento y por supuesto habrá días donde comerá comida chatarra. No mire estos espacios como el fin del mundo o que todo está perdido. Cuando esto ocurra, simplemente acéptelo y dele vuelta a la página. No deje que la culpa le gane, esto no cambiará nada. Recuerde que nadie gana 20 libras de la noche a la mañana, así que no espere perderlo todo rápidamente. Construir su cuerpo ideal tiene más que ver con la consistencia y no con la perfección. El objetivo principal es lograr resultados que pueda mantener por siempre.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus