Paula Andrea Arce de Chamorro
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Del  1 al 7 de agosto se celebra a nivel mundial la Semana de la Lactancia Materna. Soy defensora y promotora de ella y por eso me alegra esta celebración.

Ya son de conocimiento general los beneficios de la lactancia a nivel de la inmunidad que le brinda a nuestro bebé, así como en la economía, por el ahorro en las compras de tarros de leche de fórmula, además de la influencia positiva en el desarrollo psicomotor de nuestro hijo, sin olvidar el vínculo emocional y la seguridad que desarrollan los bebés lactantes y  por otro lado el beneficio para la madre a nivel de aceleración del metabolismo y disminución de peso, reducción de la incidencia de cáncer de ovario y de mama, al igual que la recuperación del tamaño y funcionalidad de su sistema reproductor .

A pesar de todo esto, las estadísticas muestran que aun solo el 37% de las mamás con bebés adoptan la lactancia como una opción, y como mamá que experimenté las maravillas de la lactancia materna completa con nuestros dos hijos quiero compartirles mi propia experiencia.

La lactancia materna es una decisión: por esta razón debés prepararte física y mentalmente para aceptar este reto. Desde el primer momento hablá con tu ginecólogo para revisar tus pezones y mama, muchas mujeres tienen pezones invertidos y deben corregirlos para que estén listos al momento del nacimiento del bebé.

Buscá información
Así como comprás cuna, coche, ropa y arreglás cuarto, obtené  literatura educativa sobre la lactancia, esta te ayudará a conocer más sobre sus beneficios y ventajas, te preparará para saber las diferentes técnicas, el desarrollo de este proceso, el manejo de las dificultades que se te puedan presentar y demás. Todo esto lo debés compartir con tu pareja, ya que ambos deben estar en la misma sintonía.

Iniciá cuanto antes
Hablá con tus médicos sobre tu interés en la lactancia, de manera que podás tener el primer contacto para dar de mamar en la primera hora de nacida o nacido tu bebé. Esto es muy importante en la producción de leche venidera.

Primero la lactancia que las visitas
Las primeras 6 semanas de vida nuestros bebés deben succionar solo del pezón para desarrollar más habilidad de succión y no lesionar los senos. Por tanto, pasá el mayor tiempo con tu bebé y no desaprovechés ni un momento para alimentarlo, a veces esto no es posible cuando te llenás de visitas. Cualquier familiar puede ser un buen anfitrión mientras estás dando de mamar.

Vigila tu estilo de vida
La lactancia materna te obliga a tener una alimentación saludable, a descansar lo más que podás, a hidratarte bien y a estar sana para tu hijo. Es el mejor momento para querer alcanzar hábitos de vida sanos.

Alimentar a tu bebé es uno de los regalos más grandes que le darás y que tendrá impacto durante toda su vida, ¡que lo disfrutes!

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus