•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El cuidado de la higiene bucodental es fundamental para preservar la salud y prevenir enfermedades infecciosas. Hasta ahora, se había extendido la máxima idea de que es necesario cepillarse los dientes tras cada comida, e incluso después de consumir alguna bebida azucarada o un snack, cuya costumbre según el último informe publicado por la Unión Francesa para la Salud Bucodental (UFSBD) peca de excesiva. Por ello, la asociación que reúne a los médicos odontólogos del país galo ha rebajado a dos veces por día el número de veces que se debe cepillar los dientes: por la mañana y por la noche.

Médicos de la asociación sostienen que para que se regenere el pH de la placa dental y vuelva a sus valores normales, hay que dejar un intervalo de tiempo entre cepillado y cepillado que va de las ocho a las diez horas. Por tanto, la práctica más correcta es realizar un cepillado después del desayuno y otro más intenso tras la cena, en el que se debe incluir la utilización del hilo dental.

El más importante

El informe de la Unión Francesa para la Salud Bucodental destaca que el cepillado más importante del día es el que se realiza antes de ir a dormir, debido a que durante la noche las glándulas secretan menos saliva, lo cual reduce el aporte de sales minerales y, por tanto, dificulta la revitalización del esmalte, es decir, el caldo de cultivo para el almacenamiento y desarrollo de las bacterias cariogénicas en la boca.

A pesar de que este es el cepillado que más se suele obviar, principalmente en los niños, lo cierto es que para eliminar por completo las bacterias, lo recomendable es que antes de que te vayás a la cama es imprescindible que empliés el hilo dental y flúor bucal. De acuerdo con lo revelado por los odontólogos, la alimentación sana y equilibrada es el hábito de higiene dental más importante de todos, puesto que se trata del requisito previo para una buena dentadura.

Así, la manzana, por ejemplo, se recomienda para después de las comidas porque tiene un antioxidante con funciones antibacterianas. El queso también ayuda a equilibrar el pH de la placa bacteriana de la boca, pues reconstruye el esmalte dental y estimula la producción de saliva. Por otra parte, la leche, gracias a su aporte de calcio y vitamina D, también es fundamental para la salud bucal.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus