•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Estudios recientes revelan que los beneficios de utilizar el aceite de oliva son enormes, sobre todo en quienes padecen problemas de obesidad y para los más propensos a desarrollar artritis reumatoide.

Este aceite se extrae de la oliva o aceituna y contiene ácido oleico, beneficioso para las arterias, también aporta vitaminas A, D, K y E, favorece la absorción de minerales como calcio, fósforo, magnesio y zinc, además de reducir el colesterol, el riesgo de enfermedades cardiovasculares y hacer más apetecibles los alimentos por la presencia de grasas que tiene.

Una de las investigaciones acerca de este producto, llevada a cabo por el Centro de Investigación Biomédica de España, demuestra que el aceite de oliva virgen y crudo utilizado frecuentemente en las comidas mejora la circulación del flujo sanguíneo y previene las molestias al caminar.

Otro estudio español comprueba que su consumo previene la muerte celular, debido a sus componentes antioxidantes como los fenoles, que  permiten atenuar el envejecimiento y previenen el Alzheimer.

En personas diabéticas solo basta una cucharadita al día para controlar la glucosa en la sangre y mejora la sensibilidad de la hormona,  lo que permite evitar el agotamiento del páncreas, previniendo el desarrollo de esta enfermedad por sus altos contenidos de grasas saludables monoinsaturadas.

Por muy increíble que sea, el aceite de oliva tiene una acción antiinflamatoria que ayuda a reducir dolores asociados con las articulaciones y los músculos, incluso, varios estudios concluyen que las personas que consumen regularmente este producto natural tienen menos dolencias que aquellas que no lo hacen.

Hasta con el cabello es aliado, ya que sus grasas saludables y nutrientes se utilizan para disminuir el encrespamiento, para de esta forma olvidarse de los geles y otros productos químicos, que lo único que hacen es dañar el cuero cabelludo.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus