•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Desde que salió de la ciudad de León, donde estudió medicina general en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-León), su vida la ha pasado atendiendo pacientes en los  hospitales del norte de Nicaragua, primero en Matagalpa, donde hizo su internado en 1986, y luego en Pueblo Nuevo y San Juan de Limay, ambos municipios de Estelí, donde hizo sus dos años de servicio social.

La doctora María de los Ángeles Delgado Paiz no se conformó con ser médico general y después de cumplir sus años de servicio social, aplicó para la especialidad de medicina interna y por tres años más volvió a recibir clases hasta que recibió su título de especialista.

Después, la doctora  Delgado hizo un curso de endoscopia en el hospital Manolo Morales, subespecialización  que ahora está aplicando en el hospital San Juan de Dios de la ciudad de Estelí, donde vive desde hace casi 20  años.

Actualmente la Dra. María de los Ángeles viaja los lunes y jueves de Estelí a Condega, donde atiende de 8:00 a.m. a 12:00 del mediodía,  como médico asistencialista en el hospitalito de esta ciudad. En el hospital de Estelí es la encargada de hacer las endoscopias los martes, miércoles y viernes.

¿Cómo sintió el cambio de la ciudad a una zona rural?

La verdad es que he tenido suerte en ese sentido porque yo soy de León, pero nací en Malpaisillo, en una comunidad  que se llama El Terrero, entonces esos  cambios no me afectaron, porque ya estaba acostumbrada a la vida en el campo, siempre he tratado con gente campesina,  y aunque viví mucho tiempo en la ciudad, siempre iba al campo a visitar a mis padres.

¿Qué la motivó a estudiar medicina interna?

Los pacientes más graves de un hospital están en medicina interna y cuando yo hacía turno, me dije, “yo me quedo en medicina interna”, tal vez a los otros colegas no les gustaba medicina interna porque allí estaban los más graves, los pacientes que se nos pueden morir;  pacientes con infarto al miocardio, con derrame cerebro vascular, cirrosis hepática, sangrado digestivo, shock  séptico, eso fue como un reto para mí.

¿Qué especialidad nunca estudiaría?

Cirugía plástica, es lindo dejar a alguien lindo, pero por otro lado están las complicaciones serias y las demandas  que pueden haber porque siempre existen los riesgos de infección, de parálisis porque toque un nervio y uno quede paralizado, las infecciones son una de las complicaciones más frecuentes por los cuerpos extraños que uno introduce.

¿Qué es lo que más le gusta de su profesión?

Ver llegar a un paciente grave y que salga caminando, haberlo salvado, eso es lo mas satisfactorio para mí,  porque lo más triste que puede tener un médico es que se le muera un paciente.

¿Alguna vez un paciente le ha traído de esos regalos típicos del campo?

Si, muchos, por ejemplo una señora me trajo estos aguacates, hay un viejito que me trae guanábanas, otros me traen huevos, gallinas, cuajada, una señora me trae rosquillas de Somoto, son gestos sinceros de agradecimiento, algo que lo hacen de corazón.

¿Qué ha ce los fines de semana?

Salgo a almorzar con mi hija cuando viene de León, salgo con mis amigos a bailar y actividades sociales en alguna finca, donde bailamos y nos divertimos sanamente. Pertenezco a un grupo religioso llamado Emahú, donde hacemos actividades sociales para ayudar al asilo de ancianos a través de consultas, ayuda a los niños del basurero y actividades a favor de las privadas de libertad, entregándoles productos de higiene personal y otras necesidades.

Familia

María de los Ángeles Delgado Paiz,  Médico internista.
Lugar de nacimiento: Malpaisillo, León.
Subespecialización: Endoscopia.

La doctora tiene una hija con quien comparte solo los domingos porque estudia medicina. Gusta de bailar y disfrutar con sus amigos de Estelí, que son como su familia.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus