•  |
  •  |
  • EFE

Los kilos ganados a base de helados, cervezas y durante las vacaciones pueden eliminarse con el tiempo al volver a la rutina, aunque existen algunos trucos, aptos incluso para las más perezosas, que aceleran la pérdida de peso.

Para no entrar en la oficina arrastrando los pies, es mejor evitar las dietas milagro o que impongan una gran restricción de alimentos o de energía, y optar por una dieta fácil y razonable.

En primer lugar hay que relajarse: el estrés hace engordar e impide adelgazar, pues el organismo segrega cortisol, que favorece el almacenamiento de grasas, explica la periodista especializada en salud Marie Belouze-Storm en su libro “Adelgazar para perezosas”.

No es necesario enfundarse diariamente en un suéter para salir a correr, o consagrar horas a las máquinas de un gimnasio".

En vacaciones se suelen adoptar hábitos, como ir a dormir más tarde, madrugar menos y alterar las horas de las comidas. Unos horarios que es preciso recuperar tras las vacaciones.

A la hora de cocinar, algunas soluciones fáciles para perder peso sin mucho sacrificio son quitar la grasa visible de la carne, hervir los huevos o cocer las verduras estofadas con un poco de agua, añadiendo ajo, cebollas o especias.

En cuanto a las grasas, Belouze-Storm recomienda no eliminarlas completamente de la dieta, porque lo notará el humor, la piel y todo el organismo: limitarlas a una cucharada sopera de aceite o 20 gramos de mantequilla, bastará.

Los tés, las infusiones o un zumo de manzana, apio y zanahoria, mezclado a partes iguales, son un buen aliado para olvidarse de los cócteles y las cervezas.

COMBATIR LA TENTACIÓN

Aunque un capricho no está de mal de vez en cuando, el manual para perezosas apuesta por sustituir las ansias de unas donas por un antojo no comestible, como la compra de la barra de labios que nos apetezca.

También es recomendable fraccionar las comidas para evitar los ataques de hambre y prever ocupaciones o actividades deportivas en las horas en las que hay más peligro de “atracar” la nevera, aunque no es necesario enfundarse diariamente en un suéter para salir a correr, o consagrar horas a las máquinas de un gimnasio.

En “Adelgazar para perezosas” recomiendan introducir pequeños hábitos como subir las escaleras de puntillas --que tonifica los músculos y puede consumir hasta 750 kcal semanales-- y aprovechar cualquier excusa para moverse.

EJERCICIO DOMÉSTICO

Una hora limpiando consume 200 kcal, lo equivalente a un apetitoso cruasán; el aspirador tonificará los brazos; y prescindir del lavavajillas para lavar a mano los platos, durante media hora, es una actividad que puede consumir hasta 78 kcal.

Quince minutos de ejercicios de abdominales al levantarse o acostarse, el clásico paseo, o utilizar las botellas de agua, además de para beber, para hacer ejercicios de levantamiento de peso durante las sesiones de sofá y manta, son otros de los consejos del libro.

Además, los músculos consumen 13 kcal por kilo y día, mientras que la grasa solo 4.5, así que cuanto más músculo se cree, más quemará el metabolismo.

El músculo también pesa más que la grasa, así que guarde la báscula en un cajón y saque la cinta de costurera, la mejor aliada para corroborar la pérdida de volumen.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus