•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los dientes son las perlas más preciadas que adornan la boca y con las que se debe tener más cuidado. En esta ocasión, la doctora Ana Walkiria López, cirujana dental y especialista en endodoncia, explica cuáles son las recomendaciones para tener una sonrisa que cautive miradas.

Los instrumentos. Aparte de tener muy en cuenta la técnica del cepillado, las herramientas para hacerlo son muy importantes: “Hay que saber cómo escoger tanto el cepillo como la pasta dental, por ejemplo la gente tiene la creencia: ‘voy a comprar un cepillo de cerdas duras para que mis dientes queden más limpios’, pero lo mejor es buscar uno que tenga cerdas intermedias o suaves, dependiendo de la sensibilidad del paciente”, explica López.

Paso a paso

La técnica: Tiene que hacerse después de cada comida, de tres a cinco minutos. “Como cada pieza está compuesta por cinco superficies, es necesario realizar el movimiento de barrido de arriba hacia abajo en las piezas de arriba, y al revés con las piezas de abajo y movimientos circulares en los molares. La lengua tiene que cepillarse porque ahí quedan los restos de alimentos y es lo que causa mal olor”, expresa López.

Remedios caseros. Si bien es cierto que las abuelitas recomendaban utilizar bicarbonato de sodio para limpiar y  aclarar las manchas, este puede producir sensibilidad dental, por lo que solo debe cepillarse con este producto una vez a la semana.

Los niños: A los cinco años empieza la etapa en la que quieren hacer todo por sí solos, incluyendo la limpieza dental. “Antes de todo, los padres deben  aprender a comprar los cepillos dentales,  pues estos van graduados por edad, también deben conseguir un mango que sea de agrado para ellos, hay muchos que  vienen con sus héroes o princesas preferidos y así le van agarrando gusto al cepillado”, indica López, quien agrega que otra cuestión muy importante es la pasta, ya que muchas veces no se les toma la importancia que merece y utilizan la misma que sus papás, pero esta contiene mucho flúor y componentes que pueden provocar que les ardan las encías, por eso lo más recomendable es utilizar una para niños.

Enjuagues bucales: Esta es la promesa del aliento perfecto, pero son efectivos solo si se utilizan de forma adecuada. “El enjuague se debe mantener en la boca durante cuarenta segundos y se recomienda no consumir ningún tipo de comida o bebida una hora después de hacerlo para que no se elimine el producto”, comenta López. Sin embargo, el uso excesivo de estos puede ser perjudicial.

Investigaciones

Estudios como el realizado por la Universidad de Glasgow en Reino Unido advierte que su uso al menos dos veces al día aumenta el riesgo de cáncer bucal. “El alcohol en el enjuague bucal ayuda a las sustancias que causan cáncer, como la nicotina, a penetrar en la mucosa oral.

También puede producir una sustancia llamada acetaldehído, un carcinógeno que se acumula cada vez que haces gárgaras”, apunta la investigación.

  • Los padres deben aprender a comprar los cepillos dentales, pues estos van graduados por edad, también deben conseguir un mango que sea de agrado para los niños. Hay muchos que  vienen con los héroes y princesas preferidos y así le van agarrando gusto al cepillado.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus