•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Muchas veces por diferentes causas toca aguantar un poco las ganas de orinar, ya sea porque se está en un sitio en el que no hay un baño cerca o porque estás en medio de algo imposible de suspender. Pero lo cierto, es que aguantar las ganas de orinar es una acción que está completamente desaconsejada, porque como se trata de una necesidad fisiológica hay que realizarla para que el organismo pueda desechar los elementos tóxicos que no necesita, según expone Denis Olivares, especialista en Urología del hospital Central de Managua.

De esta manera, Olivares indica que retener durante mucho rato la necesidad de ir a orinar puede causar una inflamación severa en la vejiga, que con el tiempo provoca que la orina se torne de un color rojizo que podría ser la señal de la existencia de un problema. Así, esos inofensivos períodos de retención mal acostumbrados producen un cúmulo de graves infecciones urinarias, que responden a infecciones bacterianas que suelen afectar el tracto urinario. De acuerdo con el urólogo, esto sucede porque los gérmenes que contiene la orina y que han estado durante mucho tiempo en la vejiga, con el transcurrir del tiempo se convierten en infecciones que se pueden extender hasta los riñones y que son desencadenantes de enfermedades mucho más graves.

La necesidad de orinar debe atenderse en el momento para expulsar los desechos tóxicos del organismo”.  Denis Olivares, especialista en Urología.

Consecuencias

El especialista también destaca que algunas de las consecuencias graves por no orinar a tiempo son el reflujo vesicoureteral, es decir cuando la orina regresa a los riñones y la pielonefritis o mejor conocida como infección renal, la cual causa la disminución de la función de este órgano. También, existen casos en que la vejiga al estar en su máxima capacidad, pierde su sensibilidad, de forma que no tiene posibilidad de contraerse para orinar, dando espacio a la formación de divertículos (pequeños sacos en la pared de la vejiga), donde la orina se almacena y es más difícil evacuarla, argumenta el médico.

3 EFECTOS adversos son: dolor de estómago, calambres y ansiedad.

Otra enfermedad que se puede generar es la formación de cálculos en los riñones, por lo que si tenés problemas renales, lo mejor es que no te aguantés las ganas de evacuar. Las mujeres, en general son las más propensas a padecer de cistitis, ya que al aguantar la orina, las paredes de la vejiga se inflaman, generando sensaciones de ardor, dolor pélvico y visitas más frecuentes al baño. En cuanto al ensanchamiento de la vejiga, este órgano está  preparado para aguantar una determinada capacidad. Si bebés 8 vasos de agua al día, tu vejiga solo puede almacenar una cuarta parte; por lo que si aguantás demasiado podés provocar que se ensanche.

Por su parte, el urólogo recomienda que cuando una persona sienta la necesidad de orinar, vaya al baño en ese momento y trate de vaciar por completo la vejiga, y no dejarlo para más tarde, porque así se ahorrará muchas enfermedades.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus