•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Muchachas que alquilan en la misma casa, compañeras de trabajo, mejores amigas. Por casualidades del destino, a la mayoría les viene la menstruación el mismo día, una situación considerada por muchos como un mito, mientras que otros creen que este comportamiento tiene fundamento científico. 

Desde los 60 se empezó a investigar el porqué de este fenómeno. En una sesión, varios científicos comentaban extrañados que algunas ratonas de sus experimentos ovulaban al mismo tiempo desde el momento en el que se las colocaban en la misma jaula. Fue ahí también cuando Martha MacClintock, todavía siendo estudiante universitaria, soltó un comentario espontáneo: “como ustedes saben, entre los seres humanos también sucede lo mismo”, pero como los estudiosos la quedaron viendo de forma extraña, ella pensó que estaba diciendo una tontería, aunque cuando le preguntaron si podía probarlo, ella dijo que en el dormitorio común que compartía con varias muchachas de la universidad, todas acababan sincronizando sus períodos menstruales. 

Como ella quedó con la duda acerca de si su comentario carecía de valor científico, años después, siendo ya psicóloga convenció a 135 jóvenes de su residencia a participar de su estudio, demostrando así que: “Las mujeres que tenían más contacto entre sí, como las amigas íntimas y las compañeras de habitación eran las que sincronizaban sus ciclos menstruales, además el sincronismo se alcanzaba rápidamente, al poco tiempo de convivir juntas”, de acuerdo a un extracto publicado en 1971 en la afamada revista Nature.

Comprobado 

Esta es la primera evidencia científica de este tipo. La hipótesis esencial de su trabajo aventuraba que la causa se debía a ciertas feromonas que son liberadas a cada momento durante el ciclo menstrual. 

Las feromonas son secretadas a través de la orina o el sudor, pero como el olfato no está tan desarrollado pasan inadvertidas, aunque el cuerpo sí las detecta de forma involuntaria, logrando que empaticen entre ellas, consiguiendo así que se regulen sus ciclos menstruales al punto de hacerlos coincidir, con solo cinco meses de convivencia. El científico Luis Chiva, de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia está de acuerdo con MacClintock, aunque sostiene que: “La regla sincronizada tiene relación con el hipotálamo, ya que esta parte del encéfalo es la encargada de regular, entre otras cosas, los ciclos menstruales. El hecho de que las mujeres reciban los mismos estímulos al estar en el mismo entorno podría influir, también, al recibir las mismas horas de luz y la misma temperatura podría terminar sucediendo que el ciclo menstrual se diera de manera simultánea”, revela el estudioso.

Cierto o no, la sincronización menstrual será uno de los grandes enigmas femeninos, sobre todo para aquellas que comparten amigas que dicen “a mí me bajó el mismo día que a vos”. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus