•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Decime qué tipo de figura tenés y te diré cómo  ejercitarte. Así sería el  viejo dicho adaptado al fitness para la mujer, ya que, según los especialistas, no todos los ejercicios tienen los mismos resultados. Como todos saben, estos están enfocados para trabajar las partes donde el cuerpo femenino tiende a acumular más grasa. 

Ya en los años cuarenta se hablaba de una clasificación de los tipos de figuras femeninas. El primero en hacerlo fue el científico William Herbert Sheldon, quien estableció que el cuerpo humano se dividía en tres somatotipos o tipos según  la constitución: ectomorfo, mesomorfo y endomorfo; o sea delgado, atlético y ancho, respectivamente. Con el paso de los años, su premisa ha servido como referencia para saber qué ejercicios se realizarán y cómo debemos comer.

Por bondades genéticas, los ectomorfos son delgados, apenas cogen peso y no saben lo que es estar gordos, por más que coman. Su metabolismo está diseñado para quemar grasa con gran facilidad, pero hay algo con lo que tienen que lidiar a lo largo de su vida: para ellos aumentar su masa muscular y tener una figura más atlética es tarea complicada.

Rutina

La clave para los ectomorfos es entrenar con pesas y ejercicios de fuerza y dejar a un lado los ejercicios cardiovasculares, pues harán que quemen músculo y grasa. Tampoco es saludable entrenar durante mucho tiempo por este mismo motivo y los ejercicios que deben  hacer son bien básicos: sentadillas, peso muerto, sentadillas y press de banca, en repeticiones de 5 a 7 en grupos de tres series. 

En el caso de los mesomorfos, conformados por solo el 15% de las personas, sus músculos reciben más alimentación. Por suerte, cualquier tipo de entrenamiento para ellos será efectivo. Las personas que tienen esta contextura corporal no tendrán problema ni con el aumento de la masa muscular, ni con el relieve, ni con moldear un abdomen ideal.

Aunque bien, si la naturaleza los premió con esta contextura, no significa que su figura no necesita de mantenimiento, pues basta  saber que sin los niveles suficientes de actividad física, aumentarán de peso rápidamente y perderán su forma. 

En este caso, la mezcla de una dieta saludable con ejercicios cardiovasculares proporcionará un aspecto espectacular. La proteína permitirá el crecimiento muscular; la combinación de ácidos grasos omega 3 y calcio mejorará el metabolismo y ayudará a trabajar una figura con relieve.

En la última clasificación están los endomorfos, aquellos que viven disgustados con su genética --por  su gran tendencia a engordar-- y que forman la mayor parte en el mundo. Estos se caracterizan por  tener  estatura baja, hombros, cintura y piernas anchas; su peso es más grasa que músculos y son los grandes luchadores en la báscula. 

A nivel psicológico es el más débil, le cuesta más esforzarse y se deprime rápidamente ante el fracaso o la falta de avances, pero siempre y cuando haga los ejercicios que el entrenador le diga, en unos meses notará la diferencia. 

Debido a que tienen tendencia a engordar, este tipo de mujeres debe llevar una vida más activa para quemar  las reservas que no necesita, ya sea caminando, subiendo escaleras o corriendo. 

Su trabajo en el gimnasio debe consistir en aeróbicos de base y evolucionando a unos ejercicios anaeróbicos, de más alta intensidad y variados, que hagan que los músculos no se acostumbren a ellos, porque de lo contrario será difícil tener la contextura deseada.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus